Bienvenido Querido Hermano.

Bienvenido Querido Hermano. Wellcome Dear Brother. Willkommen Lieber Bruder. Bienvenue á Toi Cher Frér. Benvenuto Caro Fratello. Bem-vindo Querido Irmão. Добро пожаловать дорогой брат.欢迎亲爱的兄弟。. Powitanie Drogi Bracie. 親愛なる兄弟ようこそ。.

2 de noviembre de 2013

Santísimo Nombre de María.

150 Razones para ser Católico--->
<---Señor, ¿son pocos los que se salvan?


La devoción a Jesús por medio de María ha sido progresiva a lo largo de toda la historia de la Santa Iglesia Católica. Mientras que algunos miembros de la Iglesia han escrito acerca de la Santísima Virgen María antes del siglo IV (cuarto), no fue sino hasta después de su muerte que su nombre se había convertido en algo muy popular entre la comunidad cristiana.

En el otoño de 1683, el Papa Inocencio XI ordenó que la fiesta del Santísimo Nombre de María se celebra cada año en la Iglesia universal como un monumento perpetuo de la victoria del Rey John Sobieski de Polonia contra el enemigo en Viena , Austria. El propósito de esta fiesta era para recordar a los fieles que recomiende a Dios en el día de hoy, a través de la intercesión de la Santísima Virgen María, todas las necesidades de la Iglesia, mientras que dar gracias a Dios por su protección clemente y innumerables misericordias.
Desde aquellos días, esta fiesta especial de María se ha celebrado en la octava de la Natividad de Nuestra Señora.

En referencia a la poderosa intercesión de la Santísima Virgen María, Ricardo de San Lorenzo dijo: "no hay tal ayuda poderosa en cualquier nombre, ni hay otro nombre dado a los hombres, después de la de Jesús, de la que tanto la salvación es derramado sobre los hombres a partir del nombre de María que la invocación devota de este nombre dulce y santa conduce a la adquisición de gracias superabundantes en esta vida, y un alto grado de gloria en el cielo".

Hoy en día, si tenemos en cuenta el Dogma de la Inmaculada Concepción que fue proclamada en 1854 por el Papa Pío IX, ahora podemos percibir que Dios envió su Espíritu para guiar a la Iglesia Católica hacia la concesión de grandes honores al Santísimo Nombre de María. De acuerdo con este Dogma, fue la Santísima Virgen María, desde el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente y en virtud de los méritos de Jesucristo, único Salvador del género humano, María fue preservaba de toda mancha del pecado original. (Inneffabilis Deus 1854, citado en el Catecismo de la Iglesia Católica # 491).

María al ser el único ser humano, esto excluyendo a Jesús, que estaba libre de todo rastro de pecado y se mantuvo así durante toda su vida, la Santísima Virgen alcanzó la perfección a la cual todos aspiramos; la primera Eva había fracasado. La segunda Eva, la Virgen María, fue elevado por Dios como la Madre espiritual de la humanidad.

Estos honores, y los muchos más que le han otorgado a la Santísima Virgen María no dejan ninguna duda en la mente de los católicos que el Santísimo Nombre de María, es un nombre santo, un nombre que se ha elevado por encima de todos los seres humanos e incluso "los ángeles"; es la fuente de la gracia sobreabundante que derrama sobre nosotros pecadores desde el trono de Dios para todos los que son sus devotos o los que invocan su nombre o su auxilio.

Tan poderoso es el Santísimo Nombre de María, que se dice que los demonios temen a la Reina de los Cielos, a tal grado, que sólo al oír pronunciado su nombre santo y grande, huyen aterrorizados y llenos de rabia a lo más profundo del fuego ardiente del infierno y allí se retuercen lleno de odio, contra la Madre de Dios".

De la vida de Santa Brígida, nos enteramos lo que la Virgen le ha revelado: "no hay en la tierra ningún pecador, que quieren volver al amor de Dios, a pesar de que esté cautivo del mal, del cual el diablo está obligado por mandato de Dios, a huir inmediatamente de él, si se invoca el santo nombre de María con la determinación de arrepentirse.

En otra ocasión, la Santísima Virgen María dijo: "que todos los demonios veneran y temen su nombre a tal grado, que al oírlo, se aflojan inmediatamente las garras con las que mantienen al alma atrapada".

Por más empedernida que esté la persona metida en el mal, si se invoca el Santo nombre de María con mucha fe y confianza, el mal se derrite como un hielo al sol, dejando libre a la persona de la influencia maligna.

En vista de todas estas grandes bendiciones Marianas que han sido otorgados desde el cielo, vamos a honrar hoy el Santísimo Nombre de María con gran estima por lo que nuestra Madre amorosa puede continuar de ser alabada en todas las naciones de la tierra. Y que nuestra devoción espiritual no sólo dure un día, sino que se extienda a todos los días del año, y lo mejor que podemos hacer es orar el Santo Rosario todos los días en su honor, solo o unirse a toda la familia y rezar esta maravillosa y poderosa oración.

EL SIGNIFICADO DEL NOMBRE DE MARÍA

En tiempos pasados, las personas consideran los nombres como un hecho simbólico y representativo de la persona en sí. Esto era tan cierto que durante mucho tiempo la gente incluso le dieron una gran importancia a las iniciales, una especie de símbolo de ese nombre, que a su vez es un símbolo de la persona misma.

Por lo tanto, el nombre fue considerado como un símbolo de los más profundos aspectos psicológicos, morales y espirituales por analogía o por convención de quien lo portaba. El nombre de la Virgen, como el Santísimo Nombre de Jesús, entonces se debe considerar como un símbolo de la virtud sagrada de la Virgen, su misión, y todo lo que ella representa.

Desde este punto de vista, se venera el nombre de la Virgen, ya que es una afirmación de su gloria interior, cualidades internas y de su persona. El nombre de María es entonces la manifestación simbólica de todo lo que existe de sagrado en la Virgen.
Al honrar el nombre María celebramos el esplendor que Nuestra Señora a tenido en la tierra y tendrá en el cielo y en todo el universo.

En hebreo, el nombre de María es Miryam. En el tiempo de la Virgen, el arameo era la lengua que se hablada, y la forma del nombre en aquel momento era Mariam. En el libro, La infancia maravillosa de la Santísima Madre de Dios, San Juan Eudes ofrece meditaciones sobre diecisiete interpretaciones del nombre "María", tomado de los escritos de los Santos Padres "y por algunos médicos célebres". El nombre de María es venerada porque pertenece a la Madre de Dios.
Los significados atribuidos al nombre de María por los primeros escritores cristianos y perpetuada por los Padres griegos son: "Mar Amargo", "Mirra del mar", "El Dador de luz", "El Iluminado", "El Dador de luz", y en especial "estrella del Mar".
Stella Maris fue de lejos la interpretación más favorecida. Estas etimologías suponen que la forma hebrea del nombre es Maryam, y no Miryam. El nombre hebreo de María, Miriam, (en latín Domina) significa dama o soberano.

El nombre hebreo de María ('Domina' en latín) significa dama o soberano. Esta María es en virtud de la autoridad soberana de su Hijo como Señor del Mundo. Cuando pronunciamos su nombre, afirmamos su poder, imploramos su ayuda y ponemos bajo su protección. Se consideraba que llamar a María: "Virgen María", "Santísima Madre", o "Santísima Virgen María", era muy largo de pronuciar, por eso simplemente se la llamaba, María, o Madre.

El nombre de María se basa en varios idiomas antiguos: en hebreo, Myriam, en arameo, Maryam, en el Antiguo Testamento griego, Mariam, y en el griego y el latín del Nuevo Testamento, María.

Estudios filológicos modernos del antiguo Egipto sugieren que María significa "Señora, Hermosa o muy Amada".
Algunos estudiosos de los textos de Ugarit (Siria antigüa) sugerieren el nombre "mrym" deriva del verbo "RWN", haciendo así el significado de: altos, elevados, exaltado o augusto. Estos significados de raíz encajan bien con el mensaje del Arcángel Gabriel: "Dios te salve, María, llena eres de gracia (o Alégrate, hija muy favorecida)! El Señor está contigo. Bendita tú entre las mujeres"(Lc 1,28).

Los santos proclamados por la Iglesia, invocaban el nombre de María con bastante frecuencia, especialmente en los momentos de tentación y también justo antes de rezar el Santo Rosario, ya el diablo sabe muy bien de los bueno y muy beneficioso que es para el alma, por lo tanto el maligno trataba de distraerlos con cosas vanales con tal que no rezaran tan poderosa oración.

LA GLORIA DE MARÍA

En cuanto a su gloria en el cielo, todo ha sido dicho. Ella es la Reina de todos los ángeles y santos, colocado por encima de todas las criaturas. Ella se coloca incomparable e inconmensurablemente por encima de todas las criaturas para que en el orden de la creación todas se junten en el punto hacia el cual todo converge.
Ella es nuestra Mediadora con Dios, Nuestro Señor. La gloria que tiene por este hecho es simplemente indescriptible, inimaginable e incomparable, y se deriva de su condición de Madre del Salvador, Nuestro Señor Jesucristo.

Por el hecho de haber llevado en su seno al mismísimo Dios, único creador y Señor del todo el Universo, tal gloria le corresponde que comparte los mismos méritos de Jesús en la Cruz, la de todos los santos, y aún mucho más.

Dios Padre la ha revistido de una gloria única, por llevar en su persona desde su nacimiento a la Santísima Trinida y que quedó ratificada cuando el ángel Gabriel le dijo; Alégrate llena de gracia, el Señor es contigo! (El Padre).
Lo llevarás en tu seno y darás a luz un hijo! (Jesucristo). El Espíritu Santo descenderá sobre Tí, y el Altísimo (El Padre) te cubrirá con su sombra (su Poder).

En cuanto a su gloria en la tierra, tenemos en cuenta cómo debe ser glorificado Nuestra Señora también en la tierra. Por lo tanto, es normal afirmar que la Virgen también se venera en la tierra, y para ella su santo Nombre sea glorificado de modo inefable.

Imagina un mundo como el de la cristiandad que sea influenciado por el espíritu del gran apóstol mariano San Luis María Grignon de Montfort. Imagínese si los discípulos de San Luis María Grignon de Montfort eran la sal de la tierra y realmente marcó la pauta para la devoción a la Virgen en toda la cristiandad. Entonces podríamos entender lo que la debe ser la gloria de la Virgen en el mundo. Sería infinitamente más de lo que es hoy.

Vemos cómo en gran medida la Virgen fue glorificado por la Santa Madre Iglesia (al menos hasta el materialismo-progresismo entró en escena). Para nosotros esta gloria parecía inmensa. Sin embargo, no fue nada en comparación con la gloria que debería tener según el espíritu de San Luis María Grignon de Montfort. Debemos amar ardientemente la gloria de la Virgen, ya que es insoportable para ella no tener la gloria que debe tener.

Este olvido simplemente es más odioso y execrable que los vicios, crímenes y abortos que se producen a diario en el mundo. La Revolución y la maldad de los hombres han logrado disminuir la gloria que Ella debe recibir de los hombres. Nuestro celo por la gloria y el Nombre de la Virgen debe ser como hijos en la casa de su madre.
¿Cómo puede un hijo sentirse bien en la casa de su madre cuando ve que otros le niegan a darle la atención debida que se merece?
¿Cómo podemos sentirnos felices en la tierra, si en la realeza de la Virgen, vemos que le niegan la honra y el respeto que le corresponde?
Esto debe ser un motivo continuo para que tengamos mucho más que dolor, sino una gran indignación que la reina no está siendo reconocido por todos en el papel, que es la suya.

LAS CUATRO INVOCACIONES EN EL NOMBRE DE MARÍA

Por supuesto, el nombre de "María", que es el nombre de la Santísima Virgen, merece especial respeto y devoción, y con ello se celebra en cuatro formas distintas que el cristiano creyente venera.

En primer lugar, María es un nombre de honor ya los fieles en los primeros tiempos alababan a María como la Madre de Nuestro Divino Salvador, que es llamado con razón "Madre de Dios", porque Jesús es verdadero Dios, la segunda persona de la Santísima Trinidad, quien entró a este mundo también como verdadero hombre-ser humano a través María, que había sido concebido por obra del Espíritu Santo.

En segundo lugar, María es un nombre santo porque la sola mención de su nombre nos recuerda que Ella ésta llena de gracia, y ha hallado gracia delante de Dios y es bendita entre todas las mujeres, no sólo de las mujeres de su época, sino de todas las mujeres que vendrán hasta el fín de los tiempos, su bendición permanece para siempre aquí en la tierra y lo seguirá eternamente en el otro mundo.

En tercer lugar, María tiene el nombre de madre, porque ella es nuestra Madre, a quien el Señor Jesucristo nos la dio a mientras moría en la cruz (cf. JN19 :26-27). Juan la recibió en su casa desde ése momento, y apartir de ahí, se hizo Madre de la humanidad. Todos sus hijos, y pelea contínuamente por nosotros, por nuestra salvación.

Desde el nacimiento de Jesús, María ha entablado un lucha contra satanás. Vencido el diablo, se ha lanzado ferozmente a luchar contra todos sus hijos, contra nosotros, mintiendo y seduciendo para lograr su objetivo.

En cuarto lugar y por último, María es un nombre de una madre que responde a todas nuestras necesidades, nos protege del mal y reza "por nosotros los pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte".

La Iglesia conmemora numerosas ocasiones en las que se invoca el nombre de María y recibió su protección celestial. Durante el pontificado del Papa Inocencio III, Santo Domingo de Guzmán estableció la Orden de Predicadores para combatir la herejía albigense que todas las cosas materiales si se utilizaban mal, eran malas para el alma.
Él entrenó a sus sacerdotes a vivir una vida santa, de utilizar sus mentes en beneficio para los demás, y de rezar el Santo Rosario diariamente.

LA FIESTA DEL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARÍA

Desde los primeros siglos, esta fiesta especial de María se ha celebrado en la octava de la Natividad de Nuestra Señora. La fiesta del Santísimo Nombre de la Santísima Virgen María se originó en España y fue aprobado en 1513. En 1683, el Papa Inocencio XI extendió la celebración del día de fiesta para la Iglesia universal, que se celebrará 12 de septiembre, cuatro días después de la Fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen.

Con la revisión del Misal Romano de 1970 después del Concilio Vaticano II, la fiesta fue retirado del calendario universal, aunque la Misa Votiva se mantuvo. Sin embargo, el Papa Juan Pablo II en la tercera edición del Misal Romano, publicado en 2003, restableció la fiesta, técnicamente como una "memoria libre". El 12 de septiembre de 1213, las fuerzas cristianas en virtud de Simon de Montfort obtuvieron una victoria decisiva sobre los herejes en Muret en souther n Francia.

Del mismo modo, en el primer domingo de octubre, la Iglesia recuerda la victoria de las fuerzas navales cristianas bajo Don Juan de Austria contra los buques 300 y pico de los musulmanes turcos, Selim II, en 1571. Una vez más el 12 de septiembre 1683, después de una marcha forzada comenzado en Polonia el 15 de agosto fiesta de la Asunción, John Sobieski volvió hacia los 300.000 musulmanes invasores asediando Viena.

Y, una vez más, el 5 de agosto 1716, bajo el patrocinio de María, Nuestra Señora de las Nieves, el príncipe Eugenio reclamó su victo ria en Peterwardein; poco después levantar el sitio de Corfú y posteriormente reclamar Belgrado. La fiesta del Santo Nombre de María fue inscrita en el calendario de la Iglesia universal por el Papa Inocencio XI" como un monumento perpetuo de la gran bendición de que la victoria de señal ganó en Viena en Austria durante el tirano cruel turco que había sido rectificado por el pueblo cristiano".

Al celebrar este día de fiesta, recordemos la oración inicial de la Misa: "Señor, Nuestro Dios, cuando su hijo se estaba muriendo en el altar de la cruz, Él nos ha dado como madre la había escogido para ser suyos madre, la Virgen María, haz que nosotros, los que invocan al santo Nombre de María, nuestra madre, con la confianza en su protección podemos recibir fortaleza y consuelo en todas nuestras necesidades "que nuestra madre Santísima seguir para protegernos, especialmente los cristianos en su sufrimiento y persecución en todo el mundo.

LETANIAS DE SANTÍSIMO NOMBRE DE MARIA

Señor, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad. Señor, ten piedad.
Señor, ten piedad. Cristo, ten piedad.

Jesús, Hijo de María, escúchanos.
Jesús, Hijo de María, ten piedad de nosotros.
Padre Celestial, de quien María es la Hija, ten misericordia de nosotros.
Espíritu Santo, que llanaste a María en la encarnación de Jesús, ten misericordia de nosotros.

Santo nombre de María, purifica mi alma, mi espíritu, mi corazón y mi cuerpo, amén.

Santo nombre de María, sé mi luz y mi guía en el camino a tu Hijo Jesucristo, amén.

Santo nombre de María, traza tu rostro eternamente en mi alma, amén.

Santo nombre de María, enciende mi corazón con el fuego santo del amor, amén.

Santo nombre de María, sé mi fuerza en cada momento de debilidad y tentación, amén.

Santo nombre de María, lávame con la sangre de Jesús todo mi ser, amén.

Santo nombre de María, libérame de toda inclinación pecaminosa, amén.

Santo nombre de María, aleja de mí todo lo malo y corrupto, amén.

Santo nombre de María, ahuyenta de mi a todos los demonios que me persiguen, amén.

Santo nombre de María, sé mi fuente de alegría celestial, amén.

Santo nombre de María, sé mi consuelo en toda aflicción y sufrimiento, amén.

Santo nombre de María, corónate Tú Misma como reina de mi casa y de mi familia, amén.

Santo nombre de María, siembra la paz de los ángeles en mi corazón y mi mente, amén.

Santo nombre de María, convierte a todos los pecadores de mi casa y del mundo entero, amén.

Santo nombre de María, da en cada alma el deseo a la redención y la salvación, amén.

Santo nombre de María, abre cada corazón a la Palabra de Dios, amén.

Santo nombre de María, sé la llave a la puerta del cielo de los que me conocen, amén.

Santo nombre de María, sé mi aliento para la vida eterna, amén.

Santo nombre de María, abre las fuentes de las gracia a las almas y conviértelas, amén.

Santo nombre de María, llama al Reino de Dios a descender al mundo, amén.

Santo nombre de María, llévame al camino de la santidad, amén.

Santo nombre de María, salva mi familia, mis amigos y conocidos, amén.

Santo nombre de María, convierte con tu poder a los que buscan suicidarse, drogarse, delinquir, asesinar, amén.

Santo nombre de Maria, deten el aborto, y los pecados de impureza, amén.

Santo nombre de María, reina en todos mis pensamientos, ahora y en la hora de muerte, amén.

Santo nombre de María, enséñame a amar a tu Hijo Jesús y haz que nunca le abandone, amén.

Santo nombre de María, que la Llama de Amor de tu Inmaculado Corazón descienda sobre toda la humanidad, amén.

Oración:

Querida Santa Madre María,
deposita en todos los labios de los seres humanos tu Santísimo Nombre,
que ha sido revestido por Dios con un infinito poder.
Que tu nombre lleve la eterna salvación a todas las almas y que purifique nuestro mundo de toda tiniebla maligna.

Celestial Madre María, que al pronunciar tu Santísimo Nombre repare un pecado,
que conmueva el corazón de un pecador,
que libere a un alma del purgatorio,
que abra un alma a la gracia y lo haga santo,
que libere a las almas cautivas en las garras de satanás.

Esto lo deseo como tu humilde servidor(a), en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
(hacer tres veces la señal de la cruz.)

UNA ORACION PODEROSA. EL SANTO ROSARIO DE MARÍA SANTÍSIMA
LAS QUINCE PROMESAS DE LA VIRGEN MARÍA A QUIENES RECEN EL ROSARIO


Esta oración todo lo puede, nada es imposible con el rezo del Santo Rosario.
quien lo reza todos los días se hace santo y alcanza una gracia increible e incompresible, que solo lo sabrá en el otro mundo.
También podemos santificar a toda nuestra familia, amigos y conocidos ofreciendo el rezo por su conversión.
Esta intención es muy agradable a María Santísima, y una lluvia de bendiciones descenderá sobre quien lo reza.


1.- El que me sirva, rezando diariamente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.

2.- Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.

3.- El Rosario será un fortísimo escudo de defensa contra el infierno, destruirá los vicios, librará de los pecados y exterminará las herejías.

4.- El Rosario hará germinar las virtudes y también hará que sus devotos obtengan la misericordia divina; sustituirá en el corazón de los hombres el amor del mundo al amor por Dios y los elevará a desear las cosas celestiales y eternas. ¡Cuántas almas por este medio se santificarán!.

5.- El alma que se encomiende por el Rosario no perecerá.

6.- El que con devoción rezare mi Rosario, considerando misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá muerte desgraciada; se convertirá, si es pecador; perseverará en la gracias, si es justo, y en todo caso será admitido a la vida eterna.

7.- Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin auxilios de la Iglesia.

8.- Quiero que todos los devotos de mi Rosario tenga en vida y en muerte la luz y la plenitud de la gracia, y sean partícipes de los méritos de los bienaventurados.

9.- Libraré pronto del purgatorio a las almas devotas del Rosario.

10.- Los hijos verdaderos de mi Rosario gozarán en el cielo una gloria singular.

11.- Todo lo que se me pidiere por medio del Rosario se alcanzará prontamente.

12.- Socorreré en todas sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.

13.- Todos los que recen el Rosario tendrán por hermanos en la vida y en la muerte a los bienaventurados del cielo.

14.- Los que rezan mi Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.

15.- La devoción al santo Rosario es una señal manifiesta de predestinación a la gloria.





MARAVILLOSA HOMILÍA DE SAN BERNARDO, ABAD Y DOCTOR DE LA IGLESIA

"Y el nombre de la virgen era María." Vamos a hablar un poco acerca de este nombre, que se dice que significa "estrella del mar", y que tan bien corresponde a la Virgen Madre. Con razón se le asemeja a una estrella.
Como una estrella emite un rayo sin ser atenuado, por lo que la Virgen dio a luz a su Hijo sin recibir ningún daño. El rayo no toma nada del brillo de la estrella, ni el Hijo de integridad virginal de su madre.

Esta es la noble estrella subida de Jacob, cuyo rayo ilumina el mundo entero, cuyo esplendor brilla en el cielo, penetra en el abismo, y, atravesando toda la tierra, da calor a las almas y las aviva, acariciando virtudes, destruyendo vicios y herejías.

María es tan brillante e incomparable como una estrella, a quien tenemos que ver levantado por encima de la inmensidad del mar, brilla por sus méritos, y nos da la luz de su ejemplo.
"Todos ustedes, que se ven a sí mismos en medio de las mareas del mundo, sacudido por las tormentas y tempestades al caminar sobre la tierra, no enciendas tus ojos lejos de la estrella que brilla, a menos que quiera ser abrumado por el huracán y ser arrastrado al camino de perdición.

Por eso oye hermano;

Si en las tormentas de la tentación, o te caen sobre las rocas de la tribulación, mira a la estrella: invoca a María!

Si está sacudido por las olas del orgullo o la ambición, la maledicencia o la envidia, mira a la estrella, invoca a María.

Si la ira o la avaricia o el deseo de la carne va en contra de la nave de tu alma, vuelve los ojos a María.

Si tiene problemas con la enormidad de tus crímenes, avergonzado de tu conciencia culpable, aterrorizado por el miedo de la sentencia ante el Dios Supremo, y empiezas a hundirte en el abismo de la tristeza o el abismo de la desesperación, piensa en María, Ella es tú Madre, vendrá a socorrerte.

En los peligros, en la angustia, en la duda, piensa en María, invoca a María.

Que su nombre sea en tus labios, que nazca en tu corazón y lo pronuncie tu lengua. Y lo mejor para obtener la ayuda de las oraciones, imita el ejemplo de su vida:

"Si el recuerdo de tus muchos pecados quiere lanzarte al abismo de la desesperación, lánzale una mirada a la Estrella del cielo y rézale a la Madre de Dios.

Siguiéndola, no te perderás en el camino.

Invocándola no te desesperarás.

Y guiado por Ella llegarás seguramente al Puerto Celestial.

EL PODER DEL NOMBE DE MARÍA, POR SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO

Richard de St. Laurence dijo" no hay tal ayuda poderosa en ningún nombre, ni hay otro nombre dado a los hombres, después de la de Jesús, de la que tanto la salvación se ha derramado sobre los hombres a partir del nombre de María. "Y continúa: "que la invocación devota de este nombre dulce y santa conduce a la adquisición de gracias superabundantes en esta vida, y un alto grado de gloria en el otro."

Después del nombre más sagrado de Jesús, el nombre de María es tan rico en todo lo bueno, que en la tierra y en el cielo no hay otro en el que las almas devotas reciban tanta gracia, esperanza y dulzura.
Por lo tanto Ricardo de San Lorenzo anima a los pecadores a recurrir a este gran nombre", ya que por sí solo suficiente para curarlos de todos sus males", y "no hay desorden, por maligna, que no cede de inmediato a la potencia del nombre de María".

El beato Raimundo Jordano dice, "que por muy endurecido y desconfiado que pueda estar un corazón que el nombre de la Santísima Virgen tiene tal eficacia, que si sólo se pronuncia su nombre, el corazón se ablanda maravillosamente".
Por otra parte, es bien conocido, y se experimenta a diario por los devotos de María, su poderoso nombre da la fuerza particular, es necesario superar las tentaciones contra la pureza.

¡Qué temor tan grande tienen los enemigos a María y a su santo nombre! Se comparan bien (Job., 24, 16) a los ladrones que andan robando de noche, pero al despuntar la aurora huyen de la luz como de la muerte.

Así, dice el espejo de Nuestra Señora, viene el enemigo a despojar las almas cuando viven en las tinieblas del pecado y de la ignorancia; pero luego que las ve iluminadas por la gracia de Dios y la misericordia de María, huye de allí precipitado. ¡Dichoso, pues, el que en medio de la pelea invoca el Santísimo Nombre de María!

En confirmación de esta verdad, fue revelado a Santa Brígida que Dios le ha dado tanto poder a María sobre aquellos espíritus demoníacos, que cuantas veces asaltan a los devotos de María y éstos la llaman por auxilio, a una señal suya huyen despavoridos y con tal espanto, que mejor sufrirán dobladas penas que no el verse vencidos por Ella.

Particularmente es eficacísimo el auxilio que presta en las tentaciones contra la castidad, y por esta razón la compara el Esposo divino (Cant., 2, 2) con la azucena entre espinas; a la cual dicen que nunca llega tampoco animal ponzoñoso.

Todos los que tienen la dicha de ser devotos de Nuestra Señora pueden confiadamente decir: «¡Oh Madre mía!, sí en Vos espero, no seré vencido; antes bien, con vuestra defensa perseguiré a mis enemigos, y oponiéndoles como poderoso escudo vuestra protección y auxilio omnipotente, quedaré victorioso.»

Y ciertamente que lo quedarán, porque tenerla de su parte es lo mismo que tener un arma irresistible contra el poder de todo el infierno junto.

Cuando sacó Dios su pueblo de la cautividad de Egipto, le guiaba por el desierto con una nube (Exodo, 13, 21), que de día era reparo contra los ardores del sol, y de noche, columna de luz; figura de María y de los oficios piadosos que ejercita continuamente.

Como nube, nos defiende de los rigores de la divina justicia, y como columna luciente, de la malignidad de los demonios. Porque así como se derrite la cera tan pronto cuando está cerca del fuego, así pierden los enemigos infernales toda la fuerza contra las almas cuando pronuncian el santísimo nombre de María y la invocan y procuran imitar.

¡Cómo tiemblan los demonios sólo de oír su nombre santo!. De la misma manera que los hombres caen a tierra cuando un rayo cae cerca de ellos, así los demonios quedan aterrados al oír el nombre de María.

Cuenta el Santo Cura de Ars que, fue acometido visiblemente por una gran multitud de demonios y éste les dijo:

«Yo no tengo armas que os puedan infundir temor; pero si Dios os da permiso, haced de mí lo que más os agrade; pero invoco en mi ayuda a los dulcísimos nombres de Jesús y María.»

Apenas dicho esto, se abre de repente la tierra y caen precipitados por allí los espíritus infernales gimiendo y gritando aterrorizados. Y por experiencia sabemos que todo el que se vale de igual medio sale victorioso de cualquier peligro, de cualquier tentación.

¡Glorioso y admirable es tu nombre, Oh dulce Señora!, dice el salterio mariano. Los que a la hora de la muerte se acuerden de invocarle no se espantarán por lo terrible del infierno, sino que los demonios que asedian al moribundo huyen cuando oyen pronunciar el Nombre de María, siéndoles más terrible que un ejército armado para la batalla.

Así es Señora. Vos, con el escudo de vuestro piadosísimo Nombre, libráis a vuestros devotos del poder de los príncipes de las tinieblas.

¡Qué dolor de aquellos cristianos, en el momento de la tentación, no le invoquen con gran confianza!
Cierto que si lo hiciesen, no llegaría ninguno a caer, porque es su nombre de tanta eficacia, que al oírle pronunciar tiembla todo el abismo. ¿Qué más diré? Jesús, María, os amo, Salvad las Almas.

Aun del pecador más perdido, más endurecido por el pecado, más apartado de Dios y poseído de los demonios, huyen ellos al instante que, con ánimo de enmendarse y hacer reparación por los pecados cometidos, pronuncia el nombre poderosísimo de María; aunque también es cierto que si no se hace la enmienda y la reparación, como propuso, vuelven a él con más fuerza que antes.

MARÍA ES MADRE DE LOS PECADORES ARREPENTIDOS, POR SAN ALFONSO DE LIGORIO

Dijo la Virgen María a santa Brígida que ella no sólo es madre de justos y de inocentes, sino también de los pecadores que deseen enmendarse. Cuando un pecador recurre a María con deseo de enmendarse, es decir de hacer penitencia por los pecados que ha cometido, encuentra a esta buena Madre de misericordia pronta a abrazarlo y ayudarle, mejor de lo que lo hiciera cualquier otra madre.

Esto es lo que escribió el Papa san Gregorio a la princesa Matilde: "Abandona el deseo de pecar y encontrarás a María, te lo aseguro, más pronta para amarte que la madre que te dio el ser". Pero quien aspire a ser hijo de esta Madre maravillosa es necesario que primero deje el pecado, y entonces podrá confiar en ser aceptado por hijo.

Sobre las palabras "se levantaron sus hijos" (Pr 31,28), reflexiona Ricardo de San Lorenzo y advierte que, primero, se dice "se levantaron", y, después, "sus hijos"; porque, añade, no puede ser hijo de María quien no busca primero levantarse de la culpa donde ha caído.

Dice Ricardo de San Lorenzo, los hijos de María, han de ser sus imitadores en la castidad, en la humildad, en la mansedumbre, en la misericordia". ¿Y cómo pretenderá ser hijo de María quien tanto la contraría con su mala vida?

Dijo un pecador a María: "Muestra que eres mi madre". Y la Virgen le respondió: "Demuestra que eres mi hijo".

Otro pecador invocaba a María como Madre y la llamaba Madre de misericordia. Y le dijo María: "Vosotros pecadores, cuando queréis que os ayude, me llamáis Madre de misericordia; pero entre tanto no cesáis con vuestros pecados de hacerme madre de miserias y de dolores".

"Maldito el que exaspera a su madre" (Ecclo 3,16). Dios maldice al que aflige con su mala vida y con su obstinación a esta su santa Madre.

He dicho con su obstinación porque el pecador, aun cuando no haya roto las cadenas del pecado, si se esfuerza por salir del pecado y por eso busca la ayuda de María, esta madre no dejará de socorrerlo y regresarlo a la gracia de Dios.

Palabras que oyó santa Brígida de boca de Jesucristo, que hablando con María le dijo: "Auxilias a todo el que se esfuerza por elevarse hacia Dios y a nadie dejas privado de tus consuelos".
Mientras el pecador permanece obstinado, María no puede amarlo; pero si se encuentra encadenado por cualquier pasión que lo hace esclavo del infierno y al menos se encomienda a la Virgen y le suplica con confianza y perseverancia que lo saque del pecado, sin duda que esta Buena Madre le tenderá su poderosa mano, lo librará de las cadenas del pecado y lo conducirá al estado de salvación.

Es herejía condenada por el Concilio de Trento decir que todas las oraciones y obras que se hacen en estado de pecado son pecado. A lo cual dice san Bernardo que las plegarias en boca del pecador, si bien no son hermosas porque no van acompañadas de la caridad, sin embargo son útiles y provechosas para salir del pecado porque, como lo enseña santo Tomás, aunque la oración del pecador no es meritoria, es muy apta para suplicar la gracia del perdón, pues la gracia de la súplica no se funda en el mérito del que ruega, sino en la bondad divina de Dios y en los méritos y promesas de Jesucristo, que ha dicho: "Todo el que pide, recibe" (Lc 11,10). Lo mismo hay que decir de las plegarias que se dirigen a la Madre de Dios.

LA SABIDURÍA DE LA VIRGEN MARÍA, POR SAN BERNARDO ABAD

1. Como hay varias sabidurías, debemos buscar qué sabiduría edificó María como una casa. Hay una sabiduría de la carne, que es enemiga de Dios, y una sabiduría de este mundo, que es insensatez ante Dios. Estas dos, según el apóstol Santiago, son terrenas, animales y diabólicas.
Según estas sabidurías, se llaman sabios los que hacen el mal y no saben hacer el bien, los cuales se pierden y se condenan en su misma sabiduría, como está escrito: Cogeré a los sabios en su astucia; Perderé la sabiduría de los sabios y reprobaré la prudencia de los prudente.

Y, ciertamente, me parece que a tales sabios se adapta digna y competentemente el dicho de Salomón: Vi una malicia debajo del sol: el hombre que se cree ante sí ser sabio. Ninguna de estas sabidurías, ya sea la de la carne, ya la del mundo, edifica, más bien destruyen cualquiera casa en que habiten.
Pero hay otra sabiduría que viene de arriba; la cual primero es pudorosa, después pacífica. Es Cristo, Virtud y Sabiduría de Dios, de quien dice el Apóstol: Al cual nos ha dado Dios como sabiduría y justicia, santificación y redención.

2. Así, pues, esta sabiduría, que era de Dios, vino a nosotros del seno del Padre y edificó para sí una casa, es a saber, a María Virgen, su madre, en la que talló siete columnas. ¿Qué significa tallar en ella siete columnas sino hacer de ella una digna morada con la fe y las buenas obras?

Ciertamente, el número ternario pertenece a la fe en la santa Trinidad, y el cuaternario, a las cuatro principales virtudes. Que estuvo la Santísima Trinidad en María (me refiero a la presencia de la majestad), en la que sólo el Hijo estaba por la asunción de la humanidad, lo atestigua el mensajero celestial, quien, abriendo los misterios ocultos, dice: "Dios, te salve, llena de gracia, el Señor es contigo"; y en seguida: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra".

He ahí que tienes al Señor, que tienes la virtud del Altísimo, que tienes al Espíritu Santo, que tienes al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Ni puede estar el Padre sin el Hijo o el Hijo sin el Padre o sin los dos el que procede de ambos, el Espíritu Santo, según lo dice el mismo Hijo: "Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí".
Y otra vez: "El Padre, que permanece en mí, ése hace los milagros". Es claro, pues, que en el corazón de la Virgen estuvo la fe en la Santísima Trinidad.

3. Que poseyó las cuatro principales virtudes como cuatro columnas, debemos investigarlo. Primero veamos si tuvo la fortaleza. ¿Cómo pudo estar lejos esta virtud de aquella que, relegadas las pompas seculares y despreciados los deleites de la carne, se propuso vivir sólo para Dios virginalmente?

Si no me engaño, ésta es la Virgen de la que se lee en Salomón: ¿Quién encontrará a la mujer fuerte? Ciertamente, su precio es de los últimos confines. La cual fue tan valerosa, que aplastó la cabeza de aquella serpiente a la que dijo el Señor: "Pondré enemistad entre ti y la mujer, tu descendencia y su descendencia; ella aplastará tu cabeza".

María fue templada, prudente y justa, lo comprobamos con luz más clara en la alocución del ángel y en la respuesta de ella. Habiendo saludado tan honrosamente el ángel diciéndole: "Dios te salve, llena de gracia", no se ensoberbeció por ser bendita con un singular privilegio de la gracia, sino que calló y pensó dentro de sí qué sería este insólito saludo.

¿Qué otra cosa brilla en esto sino la templanza? Mas cuando el mismo ángel la ilustraba sobre los misterios celestiales, preguntó diligentemente cómo concebiría y daría a luz la que no conocía varón; y en esto, sin duda ninguna, fue prudente. Da una señal de justicia cuando se confiesa esclava del Señor.
Que la confesión es de los justos, lo atestigua el que dice: Con todo eso, los Justos confesarán tu nombre y los rectos habitarán en tu presencia. Y en otra parte se dice de los mismos: Y diréis en la confesión: Todas las obras del Señor son muy buenas.
4. Fue, pues, la bienaventurada Virgen María fuerte en el propósito, templada en el silencio, prudente en la interrogación, justa en la confesión. Por tanto, con estas cuatro columnas y las tres predichas de la fe construyó en ella la Sabiduría celestial una casa para sí.

La cual Sabiduría de tal modo llenó la mente, que de su Plenitud se fecundó la carne, y con ella cubrió la Virgen, mediante una gracia singular, a la misma sabiduría, que antes había concebido en la mente pura. También nosotros, si queremos ser hechos casa de esta sabiduría, debemos tallar en nosotros las mismas siete columnas, esto es, nos debemos preparar para ella con la fe y las costumbres.

Por lo que se refiere a las costumbres, pienso que basta la justicia, mas rodeada de las demás virtudes. Así, pues, para que el error no engañe a la ignorancia, haya una previa prudencia; haya también templanza y fortaleza para que no caiga ladeándose a la derecha o a la izquierda, amén.





PROMESAS DE JESÚS A LOS QUE PRONUNCIEN EL NOMBRE DE MARÍA

Así afirma San Alfonso María de Ligorio, en su libro " Las Glorias de María":

Tengamos siempre presente y aprovechamos la hermosa consejo de San Bernardo:
"Cuando estés en peligro de muerte, de tentación, de angustia, de duda, siempre, siempre, invoca el nombre de María. No permitas que se caiga de tus labios, ni nunca la alejes de tu corazón."

Cuando estamos en peligro de perder el estado de gracia, piensa en María, invoca el nombre de María, junto con el nombre de Jesús;

JESÚS, MARÍA, OS AMO SALVAD LAS ALMAS.

Estos dos nombres son siempre inseparablemente unidos. Estos nombres tan dulces y tan poderosos nunca los separes de tu corazón y de tus labios, porque estos nombres te dará la fuerza y ​​el coraje de no ceder a las tentaciones y de superar todos los males que te angustian, y te traerá la paz y el entendimiento que necesita tu mente y tu alma.

Jesús prometió gracias maravillosas para los devotos del Santo Nombre de María, como se le dijo a San Brigida mientras hablaba con su Santísima Madre, revelando que todo el que invoque el nombre de María con confianza y propósito de enmienda, recibirá unas gracias especiales a tener en cuenta:

perfecto dolor por sus pecados, la expiación por ellos, la fuerza para llegar a la perfección y la vida eterna en el otro mundo. Porque, añadió el Divino Salvador Jesús, sus palabras son tan querida y dulce para mí, oh María Madre Mía, que no puedo negar lo que me solicitas.

En pocas palabras, dice San Efrén, el nombre de María es la llave que abre las puertas del cielo a los que lo invocan con devoción. Así, San Buenaventura lo corrobora cuando llama a María "la salvación de todos los que la invocan",
la invocación del nombre de María, es salvación eterna.

También Ricardo de San Lorenzo dice que invocar este nombre santo y dulce lleva con él gracias sobreabundantes en esta vida y la gloria sublime en la otra.
Concluye Tomás de Kempis: "Si nos fijamos, mis hermanos, para ser consolados en todas tus obras, recurre a María, invoca a María, ser amable con María.

Íntima con María, llora con María, camina con María y con María se mira a Jesús. Finalmente el deseo de vivir y morir con Jesús y María.
De este modo transita en los caminos del Señor, ya que María, con mucho gusto orará por ti en todo momento, y su Hijo Jesús ciertamente complacerá en todo a su Madre".

Dijo Jesús a María Valtorta:

Cuando nuestro enemigo, el diablo, intenta molestarte demasiado con tentaciones, dile enfáticamente:
"Dios te salve María, Madre de Jesús, confío en ti".

El demonio tiene todavía más aversión al nombre de María que de mi nombre y a mi cruz.
Él nunca tiene éxito, pero trata de hacer daño a mis devotos en miles de formas. Sin embargo, sólo el "eco" del nombre de María le hace huir. ¡Si el mundo supiera que llamando a María, puede salvar su alma!.

Por lo tanto invocar nuestros dos nombres juntos es algo poderoso para superar todas las armas que Satanás ponga en contra de un corazón, que es mío.

Repetid constantemente;

JESÚS, MARIA, OS AMO SALVAD, LAS ALMAS!

También Jesús dijo a la vidente en San Nicolás en Argentina el 14 de Octubre de 1984:

Veo a Jesús, y Él me dijo estas palabras: Yo doy a la humanidad el amor de mi Madre, para que vayan a Ella.

Se trata de la asistencia, que traerá a los cristianos de la oscuridad, para introducirlos a la Luz.

Dejen que se invoca su nombre, con amor infinito.

Frases y Dichos


Saber perder es la clave, ganar cualquiera sabe. (Madame Necker)

Tendrás amigos inseparables en tu mesa, pero no lo verás el día de la necesidad. (Eclesiastés)

Cuarenta es la vejez de la juventud; cincuenta es la juventud de la vejez. (Francés)

La más terrible de la enfermedades del alma, es el furor de dominar. (Voltaire)

Es tan corto el amor y tan largo el olvido. (Ferrer)

Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más.(España)

Quien no oye consejo, no llega a viejo.(Ruso)

Consulta el ojo de tú enemigo, porque es el primero que ve tus defectos.(Italiano)

El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas.(Alemán)

No hay comentarios: