Bienvenido Querido Hermano.

Bienvenido Querido Hermano. Wellcome Dear Brother. Willkommen Lieber Bruder. Bienvenue á Toi Cher Frér. Benvenuto Caro Fratello. Bem-vindo Querido Irmão. Добро пожаловать дорогой брат.欢迎亲爱的兄弟。. Powitanie Drogi Bracie. 親愛なる兄弟ようこそ。.

3 de octubre de 2013

Señor, ¿son pocos los que se salvan?

Santisimo Nombre de María--->
<---Dios y los Ángeles


A partir de la opinión de que todos estamos llamados a la salvación, se hace cada vez más "estrecho" el enfoque y cada vez más pesimista en cuanto a la cantidad de las personas que van a salvarse. Con ganas de saber más sobre los argumentos doctrinales propuestos, se intenta desarrollar una respuesta mediante la observación de la revelación progresiva de Dios en la Escritura - que algunos llaman el "punto de vista teológico bíblico".
Este análisis dará lugar a una respuesta "pesimismo optimista" a la pregunta - pesimista con respecto a la hostilidad de la humanidad para con Dios y el juicio merecido (pocos serán los salvos), pero optimista con respecto a la gratuidad, la bondad, el amor, la soberanía de Dios y la salvación que ofrece a la humanidad (muchos la conocerán, pero pocos insistirán en la salvación).

Antes de esto, sin embargo, se discute brevemente dos supuestos cruciales detrás de la pregunta. La primera concierne a la naturaleza de la "salvación", que se nos llevará a un proceso que resulta de una relación perfecta e íntima con el Dios creador. El segundo supuesto; el significado de la palabra "algunos", con la necesidad de mantener en tensión tanto en su sentido absoluto y relativo.
Comenzamos con una breve mirada a la respuesta de Jesús a esta pregunta, en relación a de que esto debe encuadrar por lo menos el resto de nuestro pensamiento.

A la pregunta: Lucas 13:22-30

Cuando Jesús estaba en camino a Jerusalén, le hicieron una pregunta: "Señor, sólo serán pocos los que se salven?".
La pregunta sólo se registra en Lucas, y Jesús no responde directamente, sin responder tanto con "cuántos", sino quiénes "se salvarán". Aunque el contexto inmediato en Lucas es de dos parábolas que hablan de la grandeza y la omnipresencia del reino de Dios (el grano de mostaza y de la levadura), está claro que Lucas 13:22-30 es el comienzo de una nueva sección en el relato de Jesús en el camino a Jerusalén.

En respuesta a la pregunta, Jesús establece un "desafío ético personal" a sus oyentes a luchar por entrar por la puerta estrecha, lo que significa responder a su mensaje y, a reconocerlo como Señor, Rey y único Salvador del mundo. La advertencia sigue a la necesidad de responder con urgencia a este mensaje, no sea que el "dueño de la casa" niega conocerlos cuando finalmente llamen a la puerta.

Estas imágenes sugieren que la respuesta a nuestra pregunta es de hecho decirle "sí", a Jesús, ser pesimista frente a sus oyentes. Sin embargo, Jesús los anima con el comentario en Lucas 13:29 que la gente vendrá de "oriente y occidente, del norte y del sur" a "comer en el reino de Dios", él sugiere un número enorme de gente, finalmente vendrán(se salvarán).

Observamos que el contexto de la pregunta original de Jesús fue durante su ministerio de predicación, en el camino a Jerusalén. La gente claramente había oído hablar de Jesús entonces y habían oído su evangelio, y sin embargo, hemos visto que la imagen de la puerta estrecha sugirió que, en efecto, pocos se salvarían. Si esta propuesta es válida, entonces uno puede temer justamente por las consecuencias de los que han oído hablar de Jesús, pero no han creído. Sin embargo, como veremos, gran parte de estos razonamientos a esta cuestión gira en torno a una pregunta:

¿qué pasa con aquellos que nunca han escuchado la palabra de Dios?,

Un enigma que no abordan explícitamente Jesús aquí.

Pero la iglesia católica entiende que aunque una persona no conozca directamente a Dios como los católicos lo conocemos, igual se salvarán.
Porque todo ser humano lleva ímplicito en su corazón, y en su ser, el hecho de conocer lo que está bien y lo que está mal.
Si practica el mal y hace el mal a todos, poca será su esperanza de salvación, porque aunque no conoce a Dios, sabe que hace el mal, su corazón se lo dice.
Sin embargo si practica el bien, es amable, justo y misericordioso con los demás, se salvará, aunque no conozca a Dios.
Se diferencia el bien del mal, uno de los principios de las doctrinas dualistas que coinciden en los siguientes rasgos: el principio del Bien es identificado con la Luz y el Espíritu; el principio del Mal con las Tinieblas y la Materia, o con el diablo o demonio (maniqueísmo).

Todo bien proceder y buena actitud viene de Dios, toda mala actitud y mal proceder viene del maligno.

Es así que Jesús no responde a la pregunta directamente, sino que combina su reto personal tanto con el pesimismo inmediato y el definitivo optimismo.

Dos supuestos.

Tenemos que definir la naturaleza de la "salvación". En general, dentro de las religiones, no es una necesidad para la "salvación" de algún tipo, aunque existe un amplio desacuerdo sobre qué se necesita para la salvación;
¿cómo se consigue? y, ¿qué significa en realidad salvarse.

Para algunos la salvación es asunto político. Los llamados "teólogos de la liberación" ven el problema de la humanidad como la opresión de clases y la pobreza, y ven a Jesús como un revolucionario que es el modelo de la lucha por la liberación política, entienden que la salvación es eso. Jürgen Moltmann se une a ellos con una crítica al hecho de que el aspecto político de la cruz y de la resurrección esta "ausente".
Mientras que Jesús es visto con razón como una especie de revolucionario, la revolución que trajo no era uno de los políticos terrenales tanto como la habilitación de un cambio radical en la relación entre el hombre y Dios.

Otros incorporan tanto un sentido de la restauración de la relación con Dios, pero arriesgan redefinir a Dios. Así definen la salvación como la "transformación de la existencia humana desde el egocentrismo del hombre a Dios-o realidad-centrismo".

Queremos afirmar que la salvación debe estar vinculado a un enfoque en Dios, que se puede definir en términos generales. Las escrituras enlazan la salvación y la vida eterna de un modo intrincado e inseparable. La salvación del hombre depende de un conocimiento personal de Dios y de Jesús, como Hijo de Dios y Salvador. Así que, Jesús ora al Padre en la presencia de sus discípulos: "Esta es la vida eterna: que te conozcan a Tí, el único Dios verdadero, y a Hijo, a quien has enviado".

Por lo tanto, el hombre es totalmente dependiente de Dios para restaurar la relación rota con él. El hecho de que estamos hechos a imagen de Dios demuestra que Dios cuida de nosotros, pero no implica automáticamente que la relación entre el Creador y la creación se haya roto.

La naturaleza de este debate no gira en torno tanto si Dios salva, sino cómo somos salvos. Todos saben que Dios es misericordioso y salva, pero,

¿cómo es este operativo de gracia y salvación?

A través de este, tenemos que mantener una tensión entre la definición relativa y absoluta de la palabara "pocos".
La interpretación usual es tomar la palabara "unos" en el sentido de términos relativos y absolutos. Puede ser, sin embargo, que relativamente pocos son salvados, en proporción a los que se pierden, pero que este número es absolutamente enorme.
Del mismo modo, y tal vez un poco pedante, si ninguno se "pierde", porque ninguno terminan en el infierno (por ejemplo, debido a que muchos son aniquilados), entonces podríamos decir que absolutamente pocos se salvan, sino que se trata de «todos» en relación con los estan en el infierno (que es nada).

Ahora vamos a considerar el argumento, trazando el hilo a través de tres categorías: el pluralismo, el inclusivismo, y el exclusivismo.

PLURALISMO

Para algunos autores su preocupación central es ver la naturaleza del amor de Dios totalmente retratado. Ellos sostienen que porque Dios es un Dios de amor, que quiere que todos se salven, porque él es todo poderoso, que es capaz de salvar a la humanidad. Por lo tanto, todas las personas deben ser salvados. Otros aducen también que la exclusividad de la salvación de Cristo requeriría que sólo aquellos dentro de la iglesia son salvos. Dios es un Dios de amor, es decir que está presente de una manera salvadora en todas las religiones.

La diferencia entre las religiones son simplemente propias circunstancias personales de cada individuo - culturales, geográficos, etc. Muchos religiosos se dirigen a aquellos que están en desacuerdo, señalando las pretensiones de verdad en conflicto, con el argumento de que Dios es en última instancia, está más allá de nosotros - infinito frente a nuestra finitud. Es así que Dios sobrepasa todo entendimiento humano, pero las religiones son capaces de operar seguramente y a llevar a todos los seres humanos a un encuentro con el Dios-final quién está detrás de todas las religiones.

Estos argumentos justamente pretenden defender la maravilla del amor de Dios, pero se equivocan tanto en su comprensión de este amor, y de las propias afirmaciones de la verdad de Jesús. El amor de Dios significa que él odia el mal, y juzgará en consecuencia. Dado que el mal es fundamentalmente el rechazo del gobierno de Dios, y dado que gran parte de la Biblia es una advertencia contra los dioses "extranjeros". Dios permite todas las religiones, así como rechaza a los que van detrás de otros dioses. Del mismo modo, la enseñanza de Jesús era tan clara como lo fue impactante para los Judios que lo escuchaban: "Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre, sino por mí."

INCLUSIVISMO

La vista inclusivista sostiene que solo Jesús es el Salvador del mundo, sino que también busca incluir a otras religiones en el marco de esa salvación. Normalmente, esto tiene que muchos se salvan. Una posición de "extremo" sería el de la encíclica papal: "todos los seres humanos sin excepción, ha sido redimido por Cristo".

Para el teólogo Karl Rahner la posibilidad de que las personas no están guardados es muy real. Él cree que "Jesucristo es el salvador de todos los hombres", y por lo tanto debe estar presente en todas partes: en todo tiempo, lugar, grupo de personas, por lo que todas las religiones.
Es a través del Espíritu Santo que Dios ha revelado a sí mismo a todas las personas, si la gente quiere, o reflexionar sobre si lo aceptan o no. Sin embargo, el infierno es una realidad, que la gente debe hacer frente como una advertencia para reconocer al Dios que se ha dado a conocer a nosotros.

Sin embargo, Karl Rahner sostiene esta advertencia y debe mantenerse junto a "la doctrina de que el mundo y la historia del mundo, de hecho, entran en la vida eterna con Dios". Mientras tanto, debido a que es algún tipo de retraso entre la muerte y la resurrección corporal total, sostiene que no se puede decir nada "decisivo" contra lo que él llama "un lugar de madurez" (similar al purgatorio o la oportunidad post-mortem de arrepentimiento).

Rahner es útil es alta iluminación que Dios ha dado a conocer a todas las personas, pero deja de lado el hecho de que muchos (en la escritura, al menos) lo han rechazado. Del mismo modo, tenemos que aclarar que la revelación general no es salvífico en sí mismo: Rahner separa a Cristo de entre los eventos salvación, una separación que es contrario al hecho de que es en el nombre de Cristo que salva.

En un punto de vista diferente, Ruchard Bauckham argumenta que mientras que Karl Barth no era "estrictamente" un universalista (a pesar de que Brunner le acusa así), de Karl Barth "la salvación definitiva de todo el género humano como una posibilidad" no se puede negar. Barth considera que Jesucristo fue el único que fue elegido tanto para la salvación y de la condenación.

Jesús toma sobre sí los pecados del mundo. El mundo, por lo tanto, tanto ve sus pecados pagados en Cristo, y en el mismo Cristo, recibe la reconciliación con Dios. Porque Cristo, por lo tanto, es a la vez condena y la reconciliación para todas las personas, nadie necesita perderse. Queda la posibilidad de que algunos se puedan perder, ya que, efectivamente, la paciencia de Dios con los que "persistentemente tratan de cambiar la verdad en mentira" se acaba.
Estamos de acuerdo con Brunner, que no hay ninguna justificación bíblica para este punto de vista. También cuestiona la justicia de Dios. Si los pecados de toda la humanidad se pagan, entonces, ¿cómo puede Dios condenar justamente a alguien?

Un defensor más del inclusivismo es Clark Pinnock. Dos axiomas principales de Pinnock son a la vez que Jesús es único y definitivo como el Dios Salvador del mundo, y que el deseo de Dios es que todos se salven.
Strange resume sucintamente el resultado de los dos axiomas en el pensamiento de Pinnock: "dada la verdad de los axiomas anteriores, la salvación debe ser universalmente accesible".
Pinnock se enfrenta con el problema de que, a lo largo de la historia, relativamente pocas personas o (según él) nunca escucharon el evangelio:
¿cómo puede realizarse en tensión con el "hecho" de que Dios quiere que todos se salven, y todos pueden alcanzar la salvación?

Objetos Pinnock a ello, argumentando que parece que: "Dios no puede salvar a los que le gustaría guardar, si es que es cierto que hay salvación solamente cuando se predica el Evangelio y se acepta"

La metodología de Pinnock es utilizar el concepto de la revelación general, que considera no sólo permite a las personas que saben acerca de Dios, sino que lo saben, en lo personal, por sí mismos. Rechaza la idea de que esta revelación sólo hace que la gente aún más culpable, como si Dios fuera a "tentar con la verdad acerca de sí mismo que sólo puede dar lugar a su mayor condenación". La gracia común de Dios, entonces, opera en las personas, para que puedan llegar y encontrarlo.

Por otra parte, Dios entonces les considera, sobre la base de su "fe en él, incluso cuando se ve obligado a confiar en la información defectuosa e incompleta".
Así como la gente antes de Cristo creyeron y fueron salvos, a pesar de que nunca había oído el nombre de Cristo, para que la gente hoy en día se pueden guardar en la misma forma, siempre y cuando renuncien a su pecado y busquen a Dios. La doctrina católica dice que los que "buscan sinceramente a Dios", también puede ser salvo, sin conocer el Evangelio.
Esto es útil en el reconocimiento de que no necesitamos perfecta comprensión del evangelio para ser salvo. Pero Pinnock trata fe genéricamente, como si tuviera más que ver con el tema de la fe que el objeto. Jesús es ampliamente claro que sólo él es el objeto de la fe salvadora, sin importar lo poco o mucho que alguien tiene. En este caso, afirmamos: "la Biblia no ofrece ninguna esperanza de que los adoradores sinceros de otras religiones se guardarán sin fe personal en Jesucristo"

Las implicaciones de la voluntad salvífica universal de Dios conducirá a Pinnock a otra área de esperanza: la de post mortem evangelismo. Aunque admite que esto no es una doctrina que es tan cierta como la Biblia, por ejemplo, la deidad de Cristo, concluye que hay suficientes y "amplias pistas sobre libertad condicionada post-mortem" en la Biblia, la que permite tener esperanzas para esto.
El caso se basa en el pasaje de 1 Pedro 3 19-20. Pedro habla de los espíritus encarcelados, [1 Pedro 4-6 también se usa, pero esto confirma que todos son juzgados en esta vida, y no se pronuncia sobre las oportunidades post-mortem para el cambio].

Pinnock acepta que los versos no son claras, pero sostiene que no es suficiente para justificar la idea de que Jesús proclama el evangelio a los muertos, y que con ello se les está dando la oportunidad de arrepentirse. En función de los propios puntos de vista, esta proclamación se hace sólo a aquellos que nunca han oído hablar, o para todos los que han rechazado a Jesús en el mundo físico.
Este anuncio también puede ser un asunto limitado, o puede continuar hasta que la gente finalmente "se rienda" a Dios, y acepte el mensaje del evangelio.

Frente a esto, se niega que 'evangelismo post-mortem' es una posibilidad. El uso de 1 Pedro no encaja, entre otras cosas porque no es útil para formular tal doctrina específica de un texto tan complicado. No está claro acerca de los "espíritus encarcelados". El mismo pasaje se refiere a ellos como "espíritus encarcelados, que en otros tiempos [de Noé] no obedecen", probablemente refiriéndose a un grupo limitado, en un período de tiempo limitado.

Por lo tanto, se sugiere, exegética descabellado afirmar que son todas aquellas personas, en la eternidad, que nunca han escuchado el evangelio. Por otra parte, Jesús hace una proclama a ellos - pero no hay nada en el texto que sugiere que era una llamada al arrepentimiento, o que ellos respondieron con arrepentimiento a la proclamación.

La Biblia enseña que somos juzgados trás la muerte, por las obras realizados en el mundo. Es la actitud del hombre hacia Dios en esta vida lo que determina si es o no salvado. También algunos teólogos sostienen que, en el momento de la muerte, Dios le da a una persona una visión del evangelio, y determina tanto su respuesta a Dios, o lo que hubiera sido su respuesta a Dios, y juzga de acuerdo a eso. Pero como esto es pura especulación, por muy atractiva que sea de diferentes maneras, y ya que no tiene justificación bíblica en sí mismo, no consideramos que sea una opción que se puede confiar.

Es en esta etapa que debemos tener en cuenta, por un momento, el concepto de purgatorio. El purgatorio es un lugar que no es ni el cielo, ni el infierno, donde van las almas, por alguna forma de castigo. Hay una variedad de creencias que vienen bajo este pensamiento. En un extremo se sostiene que todos son salvos al final, por medio del purgatorio, otros sostienen que el purgatorio es sólo para purificar todos los pecados cometidos en este mundo después de arrepentirse y pedir perdón.

Consideramos que existe el purgatorio por los que murieron creyendo en Cristo y pidiendo perdón por sus pecados.
Porque si lo hicieran, entonces la Escritura nos asegura que se salvarán. Más bien, nos dirigimos a la cuestión de si las personas que murieron fuera de Cristo, pueden ser perdonados, a través de alguna forma de la experiencia post-mortem (en este caso: el purgatorio).
Si la persona muere haciendo el mal, tendrá un breve lapso de tiempo para tomar una decisión eterna, si acepta la misericordia de Dios o no.
Si acepta, se salvará, si no, será condenado.

Ratificamos que existe este tipo de posibilidad. Después de la muerte, somos juzgados. Es nuestra actitud (aceptar o rechazar) a Dios lo que nos salva, en el momento de nuestra muerte, el cual determina si somos aceptados por él a causa de la pena de Cristo en la cruz, o si nos encontramos ante el castigo por nuestros pecados, que nos merecemos.

EXCLUSIVISMO

El exclusivista cree que la salvación está en Cristo solamente, y ninguno se salvará fuera de él. Este punto de vista se mantiene tanto por aquellos que creen que muchos lon que se salvan, como por aquellos que creen que sólo unos pocos se salvan: el factor decisivo no es tanto la gracia de Dios, sino como la extensión de la pecaminosidad del hombre.
El teólogo P. Helm también lucha con la creencia de que un Dios de amor no podía permitir que sólo algunos se salven. Su modelo da motivos para el optimismo al afirmar que Cristo sólo salva, pero haciendo hincapié en que la clave para la salvación es una relación íntima con Dios.

Su razonamiento es que ninguno de nosotros invoca a Dios perfectamente, sino que más bien confían en su gracia hacia nosotros, como lo llamamos en algunos de sus atributos. Por lo tanto, puede ser que alguien no conozca el nombre de Cristo, sin embargo, en sus oraciones pueden invocar a Dios, llamándole a causa de uno de sus atributos esenciales transmisibles.

Sugerimos que en las posturas anteriores, no hay que ser pesimistas en cuanto a la propia posición del hombre ante Dios, pero optimista con la esperanza de que muchos se salvarán.

UN ENFOQUE BÍBLICO-TEOLÓGICO

En esta parte, veremos que el mundo se rebela contra su Creador, y viene bajo su justo juicio. Maravillosamente, Dios no condena al mundo como se merece, sino que es activo en la reconciliación del mundo por él creado.
Realidades del Antiguo Testamento.

La Biblia comienza con mayor optimismo. El mundo creado es "muy buena". La humanidad recibe la orden de llenar el mundo. Por lo tanto, el deseo inicial de Dios es para todo el mundo que se llena de mucha gente, todos los cuales están en relación de amor con Dios.

Casi de inmediato, hay una espiral descendente de la rebelión contra Dios, que es el pecado. Adán y Eva son expulsados ​​del Edén, y su primer hijo, Caín, es un asesino. El mundo se volvió tan malo, que Dios decidió destruirla, guardar sólo algunos: Noé y 7 miembros de su familia. En el Nuevo Testamento, señala Peter, aunque con carácter subsidiario, que sólo unos pocos son salvados en el arca.

Entonces Dios llamó a Abram, un hombre solo entre muchos, para ser el primero a quien bendijo el mundo. El número de los descendientes de Abram sería tan grande como las estrellas del cielo, o de arena en la orilla del mar. Así que en medio del pesimismo de un mundo rebelde en Babel, un hombre es elegido para ser el padre de innumerables hijos de Dios.

Si uno fuera a tomar el número relativo de personas "salvados" de Egipto, uno podría tener motivos para el optimismo. Sin embargo, San Pablo advierte a la iglesia de Corinto que, de hecho, muy pocas de las personas que fueron rescatados de Egipto llegaron a la tierra prometida, a causa de su rebelión - una advertencia que también recogió en el libro de Hebreos. Inicios tan optimista, a través de la misericordia de Dios, resultan en el pesimismo, a través de la idolatría del hombre.

La idea central del Antiguo Testamento es que a pesar de la maldad del hombre, Dios es soberano y misericordioso, siempre llegar a las personas a reconciliarse con él. Ya se trate de individuos o naciones, Dios se moverá con el fin de hacer que las personas vengan a él, o continuar en su rebelión. Vemos, pues, los sabios mujer de Tecoa, en 2 Samuel 14, diciendo: "Dios no te quitará una vida, él sabrá encontrar iniciativas a fin de no mantener un paria desterrado para siempre de su presencia."

Del mismo modo, aunque Dios trae juicio sobre todos los que se rebelan contra él, Dios siempre busca momentos para atraerlos y convertirlos. El lenguaje de Isaías está lleno de juicio sobre los impíos, tanto dentro de Israel y de Judá, y entre las naciones extranjeras. Sin embargo, en medio de tantos capítulos advertencia de juicio, hay ricas vetas de la promesa de la salvación - no habrá un remanente de entre Israel.

En Ezequiel, Dios promete hacer juicio sobre toda la casa de Israel, donde quiera que estén - pero "perdonará a algunos". El propósito y en el contexto parece que son muy pocos, será por lo que pueden decir las naciones de las acciones de Dios, en parte en la salvación, sino principalmente en el juicio. Esto nos conduce no sólo a un pesimismo grave, sino también para pensar que uno de los resultados de la evangelización del mundo es en realidad la elaboración del juicio de Dios sobre las naciones.

Sería muy difícil argumentar que el fallo generalizado y la destrucción de los enemigos de Dios en el Antiguo Testamento era en realidad una forma disimulada de la salvación: el lenguaje de la destrucción y el castigo es demasiado fuerte para eso. Así que hay mucho para ser pesimistas en el Antiguo Testamento. Sin embargo, las venas fuertes de la esperanza siguen apareciendo, Dios promete un Salvador, el Mesías.

JESÚS DESEA QUE HAYA ORDEN EN EL MUNDO

El nacimiento Jesús es descripto como una luz que brilla en las tinieblas. Ahora, ¿el mundo sabrá quién es Dios, y lo honrará ahora como se merece?

Sin embargo, el mundo no reconoce a su Dios, Jesús, que ha venido al mundo, una y otra vez, los que se suponen que son más cercano al "reino" (por ejemplo, los fariseos y los maestros de la ley), traicionan su hostilidad hacia Jesús, y por lo tanto a Dios. El uso que Jesús hace de las parábolas es para ver lo endurecido que están sus corazones contra él. Jesús muere, rechazado por todos, pero algunos de su propio pueblo.

En este contexto, podríamos argumentar que para Jesús, la posición "por defecto" para la humanidad es la condenación. Es sólo porque Jesús ha venido al mundo y ofrece una esperanza de salvación - la salvación ofrecida a todo el mundo.
En el Nuevo Testamento continúa, el tema de pesimismo debido a la rebelión del hombre, pero el optimismo por gracia de Dios, se desarrolla. Aunque las epístolas fueron escritas a iglesias típicamente, la evidencia es que los que están fuera de la iglesia son condenados. Así que Pablo habla de cómo todos los hombres no sólo son "inexcusables" (porque se han negado al Dios vivo), sino que también debe escuchar del Señor Jesús, y creer en Él, porque Él es la salvación.

La imagen misma de la salvación se ofrece a todo el mundo, hasta los confines de la tierra, y afirma que reina el optimismo, ya no existe una división entre Judio y gentiles. Todos estamos llamados a la salvación.

Así el Nuevo Testamento termina con optimismo, con la maravillosa imagen de la esperanza y de la vida eterna, con el reinado del Cordero victorioso, con su pueblo numeración de multitudes sobre multitudes. El número guardado es claramente y absolutamente muy grande, ya que los 144.000 es simbólico de la integridad de la casa de Israel, y sin embargo, más allá de esto, hay una "gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas las naciones, de todas las tribus, de todos pueblos e los idiomas".

CONCLUSIÓN

Se concluye volviendo a un punto de acuerdo común: en última instancia, solo Jesús salva. Por lo tanto, todo nuestro pensamiento se centra en su gracia - no sólo en el alcance de la misma (lo que todos coinciden es ilimitado), sino también la naturaleza de la misma.

Así podríamos argumentar que debido a su gracia, tenemos buenas razones para ser optimistas y pensar que muchas personas se salvarán: el cielo estará lleno.
Sin embargo, como hemos de considerar la rebelión de la humanidad, no podemos dejar de ser pesimistas en cuanto a la respuesta del hombre a la gracia de Dios. Esto sirve para magnificar la gracia de Dios, porque demuestra cuán paciente y misericordioso es Dios, con un mundo perverso y lleno de maldad.

Podríamos preguntarnos: ¿por qué no ser "optimista pesimista"? Podríamos argumentar en contra de esto, ya que la decisión final es de Dios, y sólo suya. Dios ha actuado con más gracia en la historia para salvar a todo su pueblo: el optimismo debe ser predominante. Sin embargo, las observaciones humanas, y la lectura de la idea central de las Escrituras, nos arroja un gran pesimismo en el número de personas que responden a la actividad de la gracia de Dios.
A pesar de todo este argumento, haríamos bien en utilizar los principios bíblicos sólo en la forma en que la Biblia los usa. Dado que la escritura es sin duda ambigua en esta cuestión específica, debemos ser cautos en nuestra respuesta. Pero si la Escritura no nos enseña, llegamos a la conclusión de que nuestra actitud puede ser pesimista optimista.

Traducido del Inglés. Carl M. Chambers es el ministro de la Iglesia de Cristo, Brighton, "una iglesia para los que no van a la iglesia."




LA SALVACIÓN EN EL NUEVO TESTAMENTO

Hay tres preguntas en el Nuevo Testamento en relación con el asunto de la salvación;br>
1 - Mateo 19:25-30 ¿Quién pues podrá ser salvarse?

2- Lucas 13:24-30 ¿Son pocos los que se salvan?
3 - Hechos 16:30 ¿Qué debo hacer hacer para salvarme?

1 - Mateo 19:25-30. Mas sus discípulos, oyendo estas cosas, se espantaron en gran manera, diciendo: ¿Quién pues podrá ser salvarse?
Y mirándolos Jesús, les dijo: Para con los hombres imposible es esto; mas para Dios todo es posible.
Esta pregunta vino de los discípulos porque ellos tenían una idea equivocada acerca de quién estaba calificado para la salvación.

2 - Lucas 13:24-30. Y él pasó por las ciudades y aldeas, enseñando, mientras caminaba hacia Jerusalén. Entonces alguien le dijo:
Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo: Esforzaos a entrar por la puerta estrecha, porque muchos, os digo muchos tratarán de entrar y no podrán.

3 - Hechos 16:30. Y sacándolos fuera, le dice: Señores, ¿qué debo hacer para salvarme?
Ellos respondieron: Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu casa. Y le hablaron de la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa.

Esta pregunta fue hecha por el carcelero, que buscaba la salvación.
El Señor hizo el camino de salvación muy estrecha y difulcultosa, llena de espinos. ¿Y porqué lo hizo así?.
Para darnos alegría en la recompensa que nos espera por vencer todos los obstáculos de la vida diria.
Nuestro mayor enemigo el diablo tratará por todos lo medios posibles de alejarnos de la puerta angosto, y nos distraerá con sus mentiras y sin darnos cuenta tratará de seducirnos, y si nos dejamos llevar, estaremos entrando por la puerta ancha que lleva a la perdición eterna.

"SEÑOR ¿SON POCOS LOS QUE SE SALVAN?"

Podemos mirar a nuestro alrededor, vemos muy poco manifestación de verdadera fe salvadora. No son pocos los que aman al Señor, y están dispuestos a declarar su amor por él, y vivir para Él de una manera abierta y públicamente.

El Señor le dio una respuesta a esta pregunta en Lucas 13:24-30

Esforzaos a entrar por la puerta estrecha, porque muchos, os digo, tratarán de entrar y no podrán.
Después que el padre de familia se levantare, el cual cerró la puerta, y comienzan a estar fuera, y llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos; y respondiendo, dijere: no sé de dónde sóis:
Entonces comenzaréis a decir: Hemos comido y bebido contigo, y has enseñado en nuestras plazas. Pero él dirá: Os digo que no os conozco de dónde sóis; apartáos de mí todos vosotros, hacedores de maldad.
Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos.
Y vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. Y, he aquí, que los últimos serán los primeros, y los primeros serán últimos.

Hay cinco propuestas claras que vienen a la vista de la pregunta: "¿Son pocos los que se salvan?"

1 - ESTÁ MUY CLARO QUE TODOS ESTÁN LLAMADOS A LA SALVACIÓN.

Cuando el Jesús murió en el Calvario, en la cruz, Él lo hizo para hacer disponible la salvación a todos los hombres sin excepción, que nadie quede excluido, todos somos iguales ante Dios, todos tenemos el derecho de ser los hijos de Dios el Altísimos y heredar el Reino prometido.

Isaías 53:6. Todos nosotros como ovejas erramos, cada uno seguía su propio camino, pero el Señor hizo recaer sobre él la iniquidad de todos nosotros.
La oferta de la salvación es para todos, que va a venir a Él en arrepentimiento y fe en Jesucristo.

Juan 3:36. El que cree en el Hijo tiene vida eterna: y el que rehúsa a creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

Juan 5:24. De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree en quien me envió, tiene vida eterna, y no vendrá la condenación, mas ha pasado de la muerte a la vida.

Juan 3:16. Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.

Romanos 10:13. Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

1 Tim 2 3-4. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador. Cual quiere que todos los hombres se salven y tengan el conocimiento de la verdad.

Apocalipsis 22:17. Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga. Y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.

2 - ESATÁ MUY CLARO QUE NO TODOS SE SALVARÁN.

Esta es la enseñanza solemne de la Palabra de Dios. La Biblia no enseña la doctrina del universalismo, donde enseña que se salvarán todos los hombres. Es absolutamente escritural.

Lucas 13:27-28. Pero él dirá: Os digo que no os conozco de dónde seáis; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad . Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham , a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos.

Juan 3:18. El que cree en Él no es condenado, pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

Juan 3:36. El que cree en el Hijo tiene vida eterna: y el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

Hay tres preguntas sin respuesta en el Nuevo Testamento, y ésto indica que hay un número,(no se sabe cuán grande es), de la raza humana que se perderán eternamente.

1 - I Pedro 4:17-18. "Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios: y si primero comienza con nosotros [los Judios] ¿cuál será el final de entonces de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?",
"Y si el justo con dificultades se salva, ¿qué será del impío y el pecador?"

2 - Heb 2:3. ¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande que al principio comenzó a ser publicada por el Señor, que ha sido confirmada hasta nosotros por los que oyeron?.

3 - Marcos 8:36. "Porqué ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?".

Todo cristiano debe rezar por la salvación de todos los seres humanos sin distinción. Todos somos hermanos entre sí, y todos necesitamos que recemos unos por otros. Recordemos que Dios nos ha dado la gracia de poder salvar almas con nuestros sacrificios y oraciones ofrecidas a Dios por la salvación de los seres humanos.

Cada ayuno, cada oración, y cada sacrificio que ofrezcamos a Dios por la salvación de algún alma en particular o de la salvación de las almas en general, Dios las acepta y las aplica según las necesidades. Ningún ofrecimiento a Dios por almas se pierde. Ellas serán nuestras joyas y nuestro mayor bien espirutual, cuando nos llegue la hora de dejar este mundo y prodramos ver todo el bien que hicimos a otras almas.

Si pudieramos entender el valor de salvar "un alma" de la condenación eterna, cuán feliz seríamos y aseguraríamos nuestra propia salvación. Sólo en el otro mundo nos daremos cuenta de la enorme importancia de salvar almas.
(María Simma).

3 - ESTÉ MUY CLARO QUE ALGUNOS SE SALVARÁN, LOS CUALES ESPERO SALVARME.

Abraham hablando con Dios antes de que Él destruyó a Sodoma.
Gen 18:25 que están lejos de tí el hacer tal, que hagas morir al justo con el impío y que sea el justo tratado como el impío, que están lejos de ti: ¿No será el Juez de toda la tierra hacer lo correcto?

Considere lo siguiente:

1 - Fue una enorme sorpresa para los espectadores cuando una mujer pecadora ungió los pies del Señor Jesús. Ellos pensaron que no podía tener salvación, pero se salvó.

Lucas 07:50 Y dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, vete en paz.

2 - Jesús se refirió también esta parábola a unos que confiaban en sí mismos como justos, y despreciaban a los demás. Lucas 18. 9-14. El fariseo, arrogante, se creía salvado por las acciones que realizaba. Pero Dios mira el corazón, y cómo se realizan las acciones. El recaudador de impuestos, se lamentaba y se dolía golpeándose el pecho y sólo atinaba a decir con la cabeza baja: Señor ten piedad de mí, pecador!.
Jesús nos dice que el segundo quedó justificado y agradó a Dios. El primero no.

3 - Fue una tremenda sorpresa para la gente cuando Zaqueo, a quien conocían como un "pecador", fue salvado por el Señor. Lucas 19:1-10.
Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham.
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

4 - Fue una tremenda sorpresa cuando se salvó el ladrón que estaba muriendo en una cruz al lado del Señor, y se fue al paraíso con Él. Lucas 23:39-43.

5 - Fue una tremenda sorpresa a Ananías cuando el Señor se reveló a Saulo de Tarso , y lo salvó. Hechos 9:1-9 6 - Fue una tremenda sorpresa para los discípulos que el Señor predicó el evangelio, y se reveló a una mujer gentil, que era un gran pecador. La mujer en el pozo. Juan 4:4-30.

7 - Fue una gran sorpresa para el apóstol Pablo que el Señor lo había salvado, sacándolo del error de perseguir a los cristianos y unirse a Jesús. I Tim.1 :12 - 16.

Sí entre las muchas sorpresas que tendremos en el cielo serán los que no esperábamos verlos allí. A quienes creíamos perdido para siempre estarán junto a Dios. Y de seguro encontraremos a personas que nos habíamos olvido para siempre, y estarán junto a nosotros por toda la eternidad.

Qué pena que es vivir entre gente que tiene poca o ninguna esperanza perdida en el cielo. Muchos de ellos son buenos vecinos y amigos nuestros.

Rom 3:20. Por tanto, nadie será justificado en presencia de Dios por hacer las obras que exige la ley; más bien, mediante la ley cobramos conciencia del pecado.

Tito 3:5. El nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo.

Efesios 2:8-10. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

5 - ESTA MUY CLARO QUE NADIE SE SALVA SINO A LA MANERA DE DIOS.

Camino de la salvación de Dios es por medio del arrepentimiento y la fe en la persona y la obra de Jesucristo en la Cruz. Los méritos de Jesús redimen todo pecado, no hay pecado que no se pueda perdonar, cualquier ofensa hecha al Hijo del Hombre es decir a Jesús, se perdona; solo el pecado contra el Espíritu Santo no se puede perdonar.

Y, ¿Cuál es pecado contra el Espíritu Santo que no se puede perdonar?.

Es rechazar la salvación de Dios, es decirle "NO" a Dios. Es decirle: ¡Vete de mi vida, no quiero nada contigo!.
¡No necesito de tí ni de nadie!. Dios no existe, es todo mentira!. La religión es un invento de los curas!.
Porqué me voy a confesar, con un cura, si es peor que yo!.

Quién rechaza la salvación ofrecida por Jesucristo en la Santa Cruz, rechaza al Padre Creador. Y según dijo el mismo Jesús; no tiene perdón jamás, ni en este mundo ni el mundo futuro. Marcos 3 28-30.

Juan 3:36 El que cree en el Hijo tiene vida eterna: y el que rehúsa a creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

Isaías 55:6-9. Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cerca. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, y lo hará tendrá de Él su misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Porque como los cielos son más altos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.

Jesucristo es el único Salvador de los hombres.

Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí.

Hechos 4:12 Y no hay salvación en ningún otro, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Él es un Salvador actual.

2 Corintios 6:02 (Porque él dice: Yo te he escuchado en un tiempo aceptable, y en día de salvación te he socorrido, he aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de la la salvación.)

Él es un Salvador completo.

Hebreos 7:25 por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.

Él es capaz y está dispuesto a salvar a todos los que vengan a Él por la fe.

Rom 10:13 Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.





Frases y Dichos


Rencores, ¿de qué sirven?. Ni cierran heridas, ni corrigen el mal. (A. Nervo)

Estar en ocio muy prolongado, no es reposo sino pereza. (Séneca)

La más alta finalidad de nuestra vida consiste en depurar nuestra conducta y elevar nuestro espíritu. (Séneca)

El cultivo de alma es tan importante como el alimento para el cuerpo. (Cicerón)

Aveces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante. (O. Wilde)

No se ve nuestra grandeza en lo que tenemos sino en lo que damos. (M. Sidonia)

Ser fanático en religión es como ser religiosamente irreligioso. (W. Penn)

El sabio no dice todo lo que piensa, pero piensa todo lo que dice. (Salustio)

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola amigo soy miguel de ecuador, me resultado muy interesante este post me resulta tan extano que poca gente se salve, en fin, recemos para que se salve mucha gente, adios. un abrazo.