Bienvenido Querido Hermano.

Bienvenido Querido Hermano. Wellcome Dear Brother. Willkommen Lieber Bruder. Bienvenue á Toi Cher Frér. Benvenuto Caro Fratello. Bem-vindo Querido Irmão. Добро пожаловать дорогой брат.欢迎亲爱的兄弟。. Powitanie Drogi Bracie. 親愛なる兄弟ようこそ。.

6 de abril de 2015

DOMINGO DE LA DIVINA MISERICORDIA. Domingo 03de abril de 2016. Remisión completa de los pecados; pena y culpa.

PROMESAS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO A SANTA FAUSTINA KOWALSKA.

Promesas hechas durante Sus apariciones (1931-1938) a Santa Faustina Kowalska en Plock, Polonia:
La Santa Sede decreta Día de la Divina Misericordia
La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos publicó el 23 de mayo del año 2000 un decreto en el que se establece, por indicación de el Papa Juan Pablo II, la fiesta de la Divina Misericordia, que tendrá lugar el segundo domingo de Pascua, también llamado Domingo IN ALBIS.

La denominación oficial de este día litúrgico será el «segundo Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia».
Ya el Papa lo había anunciado durante la canonización de Sor Faustina Kowalska, el 30 de abril: «En todo el mundo, el segundo Domingo de Pascua recibirá el nombre de Domingo de la Divina Misericordia.
Una invitación perenne para el mundo cristiano a afrontar, con confianza en la benevolencia divina, las dificultades y las pruebas que esperan al genero humano en los años venideros.
"La humanidad no conseguirá la paz hasta que no se dirija con confianza a Mi misericordia" (Diario, 300)
Santa Faustina, que es conocida como la mensajera o mediadora de la Divina Misericordia, recibió revelaciones místicas de profunda vida interior y recogimiento espiritual, basadas en acontecimientos futuros y en las que Jesús le mostró su Sagrado Corazón, de donde brotó sangre y agua para la purificación y la salvación de las almas. Refugio y manantial seguro de salvación para todos los seres humanos sin distinción. Fuente de abundantísima misericordia y le expresó su deseo de que se estableciera esta fiesta para toda la humanidad.

El Papa dedicó una de sus encíclicas a la Divina Misericordia («Dives in misericordia»). Nuestro Señor Jesucristo pidió a Sor Faustina que pinte un cuadro de Jesús Misericordioso diciéndole:
Pinta una imagen mía, según la visión que ves, con la inscripción:

"¡JESÚS EN TÍ CONFÍO!.

" Yo deseo que esta Imagen sea venerada, primero en tu capilla y después en el mundo entero.
Prometo que no se perderá el alma que venere esta imagen. Le prometo ya desde esta vida la victoria sobre sus enemigos,
y particularmente en la hora de la muerte. Yo, el Señor, la defenderé como a mi gloria".

"Los dos rayos significan Sangre y Agua- el rayo pálido representa el Agua que justifica a las almas y las limpia de sus pecados; el rayo rojo simboliza la Sangre, que es la vida de las almas, cubriéndolas y limpiándolas de todos sus pecados.

Ambos rayos brotaron de las entrañas mas profundas de Mi misericordia cuando mi corazón agonizante fue abierto por una lanza del gladiador en la Cruz...

"Bienaventurados, dichosos todos aquellos que busquen refugie en éstos rayos, porque la justa mano de Dios Padre no llegará a tocarla".


El divino Salvador Jesús quiere que todos vuelvan a El, no solamente cada persona y las familias, sino también toda las naciones y toda la humanidad entera.

A tal objetivo, por medio de su Confidente y testigo Santa Faustina María Kowalska, Jesús le pide la institución de una nueva fiesta, determinando el día para sus festejo:

"Deseo que el primer Domingo después de la Pascua se celebre la Fiesta de la Misericordia"...

Jesús desea que su fiesta tenga vital importancia. Con esta fiesta se obtendrán grandes privilegios y enormes gracias para todos...
Escuchemos las palabras de Jesús a Santa Faustina: Confidente, hija mía de los secretos de mi Misericordia, te obligo, no sólo a que escribas de ella para anunciarla, sino igualmente a que implores gracia para que ellos también adoren mi Misericordia.

Otra vez le dijo: "Escribe que cuanto más grande es su miseria (pecados, enfermedades, inclinaciones etc.) tanto mayor derecho tienen a mi Misericordia. Llamo a todas las almas a la confianza en el insondable abismo de mi Misericordia, porque deseo salvarlas a todas.

La fuente de mi Misericordia, brota de mi Corazón y ha sido abierta para todos las almas con el golpe de la lanza en la Cruz. No he excluido de ella a ninguna".

LA FIESTA DE LA DIVINA MISERICORDIA 12 de Abril de 2015.


El divino "Deseo" que el primer Domingo después de la Pascua se celebre la Fiesta de la Misericordia.
Jesús desea que su fiesta tenga vital importancia. Con esta fiesta se obtendrán grandes privilegios y grandes gracias para toda la humanidad, especialmente se obtendrá la remisión completa de los pecados; pena y culpa...

Dijo Jesús con estas palabras a Sor Faustina: "Hija mía, habla a todo el mundo de mi inconmensurable Misericordia. Deseo que la fiesta de la Misericordia sea la salvación y el refugio de todas las almas, más particularmente de los pobres pecadores, los más empedernidos, los que están más alejados de Dios, ellos tienen más derecho a mi Misericordia.
En ése día se abriran las puertas del cielo; derramaré todo el océano de mis gracias sobre las almas que se acerquen a la fuente de mi Misericordia.


REMISIÓN (PERDÓN) COMPLETA DE LA CULPA Y DE LA PENA DE LOS CASTIGOS MERECIDOS POR NUESTROS PECADOS, ES DECIR INDULGENCIA PLENARIA.

Todo pecado lleva consigo una culpa y una pena.
La culpa es haber ofendido a Dios y se perdona con la confesión, pero queda la pena de ha expiarse haciendo penitencia por pecados cometidos.
Dicha pena se expía en este mundo, haciendo penitencia, aceptando los sufrimientos corporales, pidiendo perdón y rezando etc...
Sino se expía en este mundo se ha de hacerlo en el purgatorio.

Después de confesarnos el sacerdote nos da una penitencia que debemos cumplir, sí o sí, para ser perdonados.
Pero muchas veces con ésa penitencia no basta, por lo que hemos de hacer más penitencia para obtener el perdón total de la pena.

Por eso Jesús ofrece que el 12 de Abril de 2015, "FIESTA DE LA DIVINA MISERICORDIA", primer Domingo después de Pascua, a todo aquel que se confiese y comulgue el mismo día, obtendrá el perdón total (Remisión Completa), de las culpas y las penas merecidas por los pecados cometidos.

Quedando así saldado toda nuestros pecados, el alma totalmente limpia de todo mancha, sin nada a expiar, ya que Jesús con su Divina Misericordia, con su Preciosísima Sangre que es Sangre Redentora y con los Méritos Infinitos de su pasión, ha limpiado, redimido y expiado todos nuestros pecados.

Por eso es que Jesús dijo a Sor Faustina Kowalska:

Dí a las personas que el primer Domingo después de la Pascua es Día de la Misericordia, que se acerquen al confesionario, ése día, confiesen todos sus pecados y comulguen, así obtendrán el perdón completo de la culpas y de los castigos merecidos (la pena).

Que nadie tema acercarse a Mí, aún cuando sus pecados fuesen los más atroces y los más terribles que uno se pueda imaginar.
Todo desaparecerá en mi Infinita Misericordia. Yo deseo salvarlos a todos.

Esta fiesta, nacida de lo íntimo de mi Misericordia, queda confirmada en sus profundidades...

Deseo que se celebre solemnemente el primer domingo después de la "Pascua".


A este Domingo la Iglesia también le llama: "Domingo In Albis".

IMPORTANTE:

El cardenal de Cracovia, Cardenal Macharski, cuya diócesis es el centro de la propagación de la devoción y el patrocinador de la Causa de Santa Faustina, escribió que debemos utilizar la Cuaresma como preparación a la fiesta de la Misericordia y confesarnos para estar en estado de gracia, durante la Semana Santa!

Así, es evidente que, el cardenal Macharski declaró que el requisito de confesarse y comulgar tiene que ser hecho en el mismo día de la Fiesta de la Misericordia "en lo posible", ahora es válido también confesarse una semana antes.

Ya que en muchas partes del mundo los días Domingos llevarlo a cabo es tarea difícil para el clero.

El requisito se cumple fácilmente sí se confiesa y se comulga ese día, por ser día Domingo.
Sin embargo, ya que es un día de obligación a la asistencia para oir misa, sólo tendría que confesarse una vez más, si se ha confesado antes de la Cuaresma o en Semana Santa, o si estuviéramos en el estado de pecado mortal en dicha fiesta.

Recemos todos juntos para que millones de personas en el mundo entero, se acerquen a la iglesia, confiesen sus pecados, comulguen, y así se hagan meritorios a las gracias que Jesús nos brinda en ésta fiesta y cada día.

Haciendo este ejercicio piadoso podremos ganar esta Indulgencia Plenaria, con la remisión completa de las culpas y los castigos,
sólo debemos acercanos a Dios con humildad, confesar nuestros pecados ante un sacerdote y comulgar.

Jesús Misericordioso nos espera, hagamóslo saber a todo el mundo, ayudemos a Jesús a llevar almas a su Reino,
Dios sabrá recompensarnos ámpliamente después de nuestra muerte.
Que así sea, para mayor Gloria de Dios.
Amén, Amén, Amén.








El Papa Juan Pablo II, inclinándose ante la imagen de la Divina Misericordia en Cracovia, Polonia.






Por favor lee también:--->


Jesús Divina Misericordia. Mensaje de Jesús Misericordioso.
Sor Faustina y visión de la coronilla.
Las tres en punto de la tarde. La hora de la gran Misericordia.


2 comentarios:

ROSY MORENO dijo...

BUEN DÍA
QUIERO COMPARTIRLES QUE HE RECIBIDO UN MILAGRO, ESTA ES LA TERCERA VEZ QUE HAGO UNA PETICIÓN A JESÚS Y REZO CON GRAN FERVOR Y ES MI TERCER MILAGRO CONCEDIDO.

REZA, PIDE CON GRAN FERVOR Y ESPERA TU MILAGRO ...

¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS MI BUEN JESÚS!

Jesbelén dijo...

Hola Rosy Moreno, es una enorme alegría saber que has recibido un milagro. Un milagro es el poder que Dios para manifestarse ante los hombres. Los milagros existen, solo hay saber pedirlos con mucha fe, confianza y humildad, pasos fundamentales para recibir. Mucha gente pide y no recibe, porque pide mal.
Muchos saludos.