Bienvenido Querido Hermano.

Bienvenido Querido Hermano. Wellcome Dear Brother. Willkommen Lieber Bruder. Bienvenue á Toi Cher Frér. Benvenuto Caro Fratello. Bem-vindo Querido Irmão. Добро пожаловать дорогой брат.欢迎亲爱的兄弟。. Powitanie Drogi Bracie. 親愛なる兄弟ようこそ。.

26 de abril de 2015

El Alma. ¿Qué es el Alma?

El cuerpo glorificado. Las transformación de los cuerpos--->
<---El Vía Crucis


En la Biblia, la palabra alma se traduce con el término hebreo néfesch y el griego psykjé. El término hebreo puede significar literalmente “criatura que respira”, y el griego suele transmitir la idea de “ser vivo”, “persona, individuo”.
El alma es el ser, el "Yo" que habita en el cuerpo y actúa a través de él.
Sin el alma es como una lámpara ó un aparato eléctrico sin electricidad, un traje espacial sin astronauta en su interior.
Con la introducción del alma, el cuerpo adquiere vida, visión y oído, pensamiento y habla, inteligencia y emociones, voluntad y deseo, personalidad e identidad.

El cuerpo por sí solo carece de sentido, todo lo que el cuerpo és, es debido al alma. La definición de alma varía de acuerdo al entramado cultural y la perspectiva filosófica de quien haga referencia al término.
En latín se denomina anima. Alma, ánima o espíritu suelen ser utilizados como sinónimos para nombrar a la entidad no material e invisible que poseen los seres vivos.

La etimología de alma señala el principio por el cual los hombres y los animales pueden moverse por sí mismos. Sin embargo, con el tiempo, el alma pasó a asociarse con la religiosidad y el misticismo.

El alma sería la esencia de las personas, aquello que forja su identidad. Se trata de un regalo de Dios que hace único a cada individuo. En el caso de los animales, hay quienes creen que tienen alma y otros, como la iglesia Católica, que consideran que se trata de una propiedad exclusiva de los seres humanos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la palabra animal también proviene del latín "anima".
El Papa Juan Pablo II afirmó que; "los animales tienen un alma y que los seres humanos deben ser solidarios y comprensivos con ellos".

La iglesia Católica señala que el alma es "inmortal e incorruptible", a diferencia del cuerpo que es mortal y corruptible.
Después de la muerte, el hombre llega a Dios gracias a su alma, que no tiene existencia pre-corporal ni origen material.
Para la religión Católicia, el alma constituye el principio vital de los seres humanos, que es uno en cuerpo y alma.

Para el budismo, en cambio, no existe nada permanente. Todo fluye y se encuentra en cambio constante, por lo tanto, no hay un alma eterna y propia de cada individuo.

Para muchos psicólogos cristianos, el alma es la parte psicológica del ser humano.
Las emociones, la voluntad, la mente. El alma distingue al ser humano de los demás seres existentes sobre la tierra.
Además, el alma destaca a cada ser humano como un ser único y diferente en su género.

Cada ser humano tiene su propia personalidad, ninguna personalidad se parecen entre sí, hay rasgos aparentemente iguales pero cada uno tiene su propio concepto y éso depende de su lugar de crianza, de su juventud, de su familia, de su religión y sus amistades.

El espíritu es la parte de nuestro ser por medio de la cual podemos comunicarnos con Dios y entablar una amistad personal con El. Dice la Biblia en Génesis capítulo 1 que “Dios creó al hombre a su imagen y semejanza”, eso significa que también nos hizo espíritu, para poder comunicarnos con El.

Una persona es cristiana, cuando Dios mora en el espíritu de ésa persona. La Biblia señala en 1 Corintios capítulo 6:
“El que se une con el Señor, un solo espíritu es con El”.

El alma, el cuerpo y el espíritu están íntimamente ligados entre sí y es imposible separarlos. Cuando una persona muere, el alma y el espíritu se separan de su cuerpo, el alma sube donde está Dios y espera ser juzgada y recibir si lo merece todas las promesas que Jesús hizo aquí en la tierra.
El cuerpo corrupto queda aquí en la tierra, del polvo eres y al polvo volverás, sufrirá la descomposición de la materia, pero esperá ansiosamente las palabras de Job; aunque mi cuerpo sea devorado por los gusanos algún día veré al Señor.

Dios interviene directamente en el momento de la concepción de cada ser humano creando un alma inmortal (cf. Pío XII, Enc. Humani generis, 1950: DS 3896; Pablo VI, SPF 8).
El alma, por lo tanto, no es «producida» por los padres. Es inmortal (cf. Cc. De Letrán V, año 1513: DS 1440): no perece cuando se separa del cuerpo en la muerte y esta destinada a unirse de nuevo con el cuerpo en la resurrección final (cf Cat.I.C. 366).

Los protestantes en general aceptan esta doctrina. Los Mormones, por el contrario, creen en la pre-existencia del alma, aunque no existe referencia Bíblica que apoye su creencia.

La Biblia no dice explícitamente cuando Dios crea el alma pero lo podemos deducir:

Dios creó al hombre dándole vida. Génesis 2,7: Entonces Yahveh (Dios) formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente.

Cuando el cuerpo tiene vida tiene alma (la separación del alma y el cuerpo es la muerte).

En la concepción comienza a vivir un nuevo ser humano, por lo tanto una persona con cuerpo y alma.

EL MAGISTERIO CATÓLICO

Las definiciones dogmáticas del Magisterio de la Iglesia Católica tratan principalmente de las relaciones entre alma y cuerpo:
Las principales son:

El hombre tiene una sola alma (ψυχή)

El alma (anima intellectiva) existe en cada hombre como individualmente distinta y es inmortal en esta diversidad individual.

El alma (anima intellectiva) es forma corporis por sí misma.

Del Papa Juan XXII: El alma puede tener la visión plena de Dios, sólo después de la muerte.

El alma es creada e infundida inmediatamente por Dios en el momento de la concepción.

El alma no pertenece a la substancia divina.

El alma no lleva una existencia pre-corporal.

El alma no tiene un origen material.

Ella constituye el principio vital del hombre.

El alma es superior al cuerpo.

Su espiritualidad puede ser demostrada.

El Concilio Vaticano II supera el esquema alma-cuerpo y habla de persona.
"El hombre es uno en cuerpo y alma y transciende en su interioridad la totalidad de las cosas..."

El Papa Juan Pablo II en locución dominical, publicada en L'Osservatore Romano (14/01/1990), dijo que "los animales poseen un soplo vital recibido de Dios", citando los Salmos 103 y 104, siéndoles reconocida, por tanto, el 'alma sensitiva' (griego 'pneuma', soplo, aire), sin olvidar que el vocablo 'animal' proviene del latín 'anima' (alma).
"Los animales poseen un alma y los seres humanos deben amar y sentirse solidarios con nuestros hermanos menores".

Y Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente.

Pero al separar "el alma" de "la mente" como parece hacerse en estos versos, tendríamos entonces un ser de cuatro partes (espíritu, alma, mente y cuerpo), lo cual, por supuesto, nos complicaría el tema aún más.
Por lo tanto, creo que si versos como estos (Mateo 22 / Marcos 12:30 / Lucas 10:27) no pueden ser utilizados para separar al "alma" de la "mente" como dos cosas distintas, entonces es también muy posible que versos como estos ( Hebreos 4:12 y I Tes 5:23) tampoco puedan ser utilizados para separar el "espíritu" del "alma" como dos cosas distintas, lo cual nos llevaría a una Dicotomía.

¿CUÁL ES LA DEFERENCIA ENTRE ALMA Y ESPÍRITU?

Existen dos escuelas de pensamiento respecto al estudio de la parte invisible del ser humano, los "Tricotomitas" y los "Dicotomitas".
Tricotomitas:

Los "Tricotomitas" creen que le ser humano esta compuesto de tres partes de espíritu, alma y cuerpo.

Dicotomitas:

Estos creen que el ser humano está compuesto por dos partes espiritu/alma y Cuerpo, donde las palabras espíritu y alma son usadas para hacer referencia a la misma cosa.

Las diferencias:

El mayor problema existe es que los Tricotomitas al hacer diferencia entre el alma y el espíritu establecen que el Espíritu es aquella parte del ser humano que tiene la capacidad de comunicarse con Dios sin ninguna intervención de la razón o el entendimiento.
Los maestros Tricotomitas sostienen la idea de que "el hombre es un espíritu que posee un alma y vive en un cuerpo".
De esta manera si el ser humano es tripartito, entonces lo que sucede en el alma puede ser conocido por el espíritu pero no lo opuesto.

La palabra “espíritu”, se refiere sólo a la parte inmaterial del hombre. La raza humana tiene un espíritu, pero nosotros no somos un espíritu. Sin embargo, en la Escritura, sólo los creyentes, aquellos en quienes habita el Espíritu Santo, se dice que están “espiritualmente vivos” (1 Corintios 2:11; Hebreos 4:12; Santiago 2:26), así como los no creyentes están “espiritualmente muertos” (Efesios 2:1-5; Colosenses 2:13).

En los escritos de Pablo, el “espíritu” era el eje de la vida espiritual de un creyente (1 Corintios 2:14; 3:1; 15:45; Efesios 1:3; 5:19; Colosenses 1:9; 3:16). El espíritu es el elemento que le da al hombre la habilidad para tener una relación íntima con Dios. Siempre que se usa la palabra “espíritu”, se refiere a la parte inmaterial del hombre, incluyendo su alma.

La palabra “alma” se refiere no solamente a la parte inmaterial del hombre, sino también a la parte material.
Más que el hombre tenga un “espíritu”, el hombre es un alma. En su significado más básico, la palabra “alma” significa “vida”.
Sin embargo, la Biblia va más allá de la “vida” y se adentra en muchas áreas.

Una de esas áreas es el deseo del hombre por pecar (Lucas 12:26). El hombre es malo por naturaleza y por consecuencia, su alma está corrompida. El principio de la vida es quitado al momento de la muerte física (Génesis 35:18; Jeremías 15:2).
El “alma” como el “espíritu” es el centro de muchas experiencias espirituales y emocionales (Job 30:25; Salmo 43:5; Jeremías 13:17). Siempre que la palabra “alma” es usada, puede referirse toda la persona, viva o después de muerta.

El “alma” y el “espíritu” son similares en la manera en la cual son usadas en la vida espiritual del creyente.
Son diferentes en sus referencias. El “alma” es la visión horizontal del hombre con el mundo.
El “espíritu” es la visión vertical del hombre con Dios. Es importante entender que ambos se refieren a la parte inmaterial del hombre, pero sólo el “espíritu” se refiere al caminar del hombre con Dios.
El “alma” se refiere al caminar del hombre en el mundo, ambos material e inmaterial.

¿QUÉ ES PARA LA BIBLIA “EL ALMA”

Tiene varios significados muy precisos:

1.- El alma es “la vida”: Sal 74,19 Ex 21,23.

Se teme perder el alma (la vida): Jos 9,24 Hech 27,22;

se le quiere preservar de la muerte: 1 Sa 19,11 Sal 6,5;

ponerla en seguridad Lc 21,19.

Y al revés, no hay que preocuparse excesivamente por ella: Mt 6, 25,

sino arriesgarla: Flp 2,30,
entregarla por las propias ovejas: 1Tes 2,8,
Jesús la da: Mt 20,28 Mt 16, 25 ss Mt 10, 39 Lc 14, 26 Lc 17, 33 Jn 12, 25.

La salvación del alma es conseguir la vida eterna: Sant 1,21 Sant 5,20 1Ped 1,9 Heb 10,39.

2.- El alma es “la persona humana”:

Si la vida es el bien más precioso del hombre 1 Sa 26,24,

salvar uno su alma es salvarse él mismo: el alma es la propia persona. Todavía hoy en nuestro idioma lo expresamos así:
“¿Cuántas almas (personas) hay en este pueblo?”

Se llama alma a todo ser vivo, incluso a los animales: Gn 1,20ss Gn 2,19,
pero la mayoría de las veces se llama así cuando habla de personas humanas: Gn 46,42 Hech 7,14 Dt 10,22 Hech 2,41.

Un “alma” es un hombre, es alguno: Lev 5,1 Mc 3,4 Hech 2,43.

El “alma” es también uno mismo: Am 6,8 Jer 51,14.

Las almas deben ser santificadas: 1 Ped 1,22 2Cor 12,15 Mt 11,29 1Pe 1,9.

3.- El alma y el principio de la vida.

El alma y la supervivencia después de la muerte: Los griegos pensaban que el alma era quien daba la vida, que era el principio de la vida: Para los griegos el alma y el espíritu eran lo mismo.

Para los judíos, en cambio, la vida la daba Dios. Dios es el que da por su Espíritu la vida: Gén 2,7 Gén 7,22 Salm 104,29ss.

Los judíos distinguen entre el alma y el espíritu. El Espíritu de Dios es el que da la vida (el alma).

Para los judíos el espíritu no muere nunca sino que vuelve a Dios: Job 34, 14ss Sal 31,6 Ecl 12,7.

El alma está como muerta (en el infierno): Núm 23,10 Ju 16,30 Ez 13,19 Salm 78,50.

El alma baja al “seol” (al lugar de los muertos, al infierno): Job 14,21ss Ecl 9,5-10.

Lejos de Dios al que no pueden alabar: Sal 88,11ss.
Pero esta alma bajada al abismo le será dado por Dios resurgir de él: 2Mac7,9.14.23 y reanimar los huesos dispersos.

En el alma Dios depositó una semilla de eternidad, que germinará a su tiempo: Sant 1,21 Sant 5,20.
Fuente: http://www.buzoncatolico.com

EL ALMA EN LA PSICOLOGÍA: CONCIENCIA Y PERSONALIDAD

Cuando se estudia un concepto tan “intangible”, como el alma, que no se puede tocar ni ver, se hace necesario para hacerlo accesible a la comprensión práctica de las personas, contraponerlo con la naturaleza más “tangible”, que pueda sentirse, en el ser humano: la personalidad.

Las experiencias objetivas (“buenas y malas”) de la personalidad son las herramientas que tenemos para ahondar, a través de la observación-reflexión, en el trasfondo subjetivo de lo experimentado.

Toda expresión personal práctica, imaginada o pensada, si se la observa y analiza detenidamente desde la impersonalidad, muestra el reflejo de un significado mas profundo, su verdadera “razón de ser”.

¿Qué es el Alma en relación con la Personalidad?

Entendemos que el Alma es la cualidad subjetiva espiritual que condiciona a las fuerzas expresivas mas densas de la personalidad.

“la realidad que llamamos alma es básicamente una expresión de tres tipos de energía–vida, amor e inteligencia.
La triple naturaleza inferior (personalidad) ha sido preparada para la recepción de estas tres energías, y el aspecto inteligencia se refleja en la mente, la naturaleza amor en el cuerpo emocional de deseos y, el principio vida en y a través del cuerpo etérico o vital”.

En todas las relaciones entre “lo nuevo y lo viejo” se producen fricciones, crisis, que son la señal de que esta relación demanda un reconocimiento en la conciencia y su consecuente reajuste vital.

La Crisis(el triunfo de una derrota)

La crisis es una condición que obliga a la personalidad a una acto de humildad a través de la “humillación”. Un acto (actitud) que conlleva la correcta comprensión que, rechaza al ego-cristalizado y re-descubre la alegría (no condicionada) del Corazón.

Esta Alegría sin condiciones, no es una alegría ingenua, porque trás de si está la comprensión que genera el dolor de una derrota aceptada.
Esta Alegría es la demostración de que la personalidad está siendo receptiva a la energía del Alma.
Dicho de otra forma, la Alegría que expresa la personalidad, es el reflejo externo de la responsabilidad que ella (la personalidad) esta ejerciendo hacia el llamado del Alma.

Ser responsable con la verdad del Alma se demuestra con sentimiento de alegría.

ALMA – CONCIENCIA – PERSONALIDAD

El Alma, brilla en la parte alta de este esquema con luz propia, pero lo primordial es focalizar la atención en la parte central del esquema, porque es en la Conciencia donde reside la parte del Alma Una que ya hemos incorporado a nuestro saber, en este punto los conceptos mi Conciencia y mi Alma son sinónimos.

El rol de la conciencia.

La conciencia, en el ser humano, es el “lugar” donde se realiza al Alma.
En la conciencia de Alma está el verdadero significado y, la palabra o acto creativo que lo expresa. En ella se practica la atención, el silencio, la auto-observación y, el nivel de identificación con la experiencia.
Ella es la voluntad al bien y el tipo de acción que se genera, junto, con la reflexión del resultado.
En ella está la preocupación y el logro de la comprensión y, la comprensión misma con su consiguiente sensibilidad e imaginación creadora.Ella es el tema, y también la forma de estructurarlo para poder entenderlo y desarrollarlo.

En la conciencia del Alma es posible la conquista de otro “lugar” a través del “lugar” ocupado. Esta expansión es escalonada o lógica, porque para alcanzar un escalón hace falta tener el pie en el de más abajo, es decir, la nueva perspectiva se adquiere a través de la experiencia de presente que no olvida ni huye del pasado.

Olvidar para volver a empezar, para la psicología del Alma, es repetirse, una compulsión que se justifica en una ingenuidad o inocencia falsa, es una actitud egoísta que se impone. Otro tema es el nivel de inconsciencia de quien lo practica.
El nuevo punto de vista del que hablamos aquí, debe ser capaz de destilar el pasado transformándolo en una herramienta de comprensión que conlleve una nueva actitud.

Expansión lógica gradual.

En la conciencia del Alma es posible la conquista de otro “lugar” a través del “lugar” ocupado. Esta expansión es escalonada o lógica, porque para alcanzar un escalón hace falta tener el pie en el de mas abajo, es decir, la nueva perspectiva se adquiere a través de la experiencia de presente que no olvida ni huye del pasado.

Olvidar para volver a empezar, para la psicología del Alma, es repetirse, una compulsión que se justifica en una ingenuidad o inocencia falsa, es una actitud egoísta que se impone. Otro tema es el nivel de inconsciencia de quien lo practica. El nuevo punto de vista del que hablamos aquí, debe ser capaz de destilar el pasado transformándolo en una herramienta de comprensión que conlleve una nueva actitud.

La No dualidad.

En la conciencia de Alma, la dualidad interno y externo desaparece. No existe la intención de controlar i/o de imponer el deseo personal en el mundo exterior, sino que hay una intuición que constata (sabe) que toda actitud debe tener en cuenta el todo como una unidad.
Es decir, con el mismo Saber que yo me entiendo a mi mismo también entiendo a mi entorno, por tanto no hay diferencia, sino un punto de vista o un Saber que incluye a los dos.
En esta actitud esta la regla de oro, expresada en palabras del Maestro como: “amarás a tu hermano (prójimo) como a ti mismo”.

Inofensividad.

Conciencia de Alma, es lograr la inofensividad, porque la relación con el entorno no depende de un yo-egocéntrico con un deseo exclusivo y su impulso a menudo destructivo-ciego, sino que depende de un sentido inclusivo, que sugiere a la personalidad una actitud moderada en el pensar, sentir y hablar-actuar. En esta actitud está la característica principal para el correcto servicio.

El Servicio.

El servicio es el “instinto” del Alma, todo instinto es algo natural, y la conciencia de Alma tiene como lógica principal ser incluyente, y esta lógica, cuando la personalidad es receptiva al Alma, es expresada a través de la responsabilidad.
Responsabilidad y lógica incluyente en esta caso son sinónimos.

La personalidad, cuando se vuelve receptiva a la sabiduría del Alma y a Su silencio acogedor, es inspirada para que muestre sus talentos, de forma alegre libre altruista y “con Corazón”, allí donde su responsabilidad (lógica incluyente) detecta que debe hacerlo.

Subir un escalón es dar la mano a aquel que nos invita a subir, y el corazón agradecido responde ofreciendo la otra mano a aquel que le sigue. El ser servicial a los demás en forma desinteresada, nos hace sentir complacidos con nuestra conciencia con más feliz con nuestra alma, por esta razón fundamental para ser un poquito más feliz cada día, ayudar a quien lo necesita nos hace sentir mejor persona y estar más cerca de Dios.

Corregido y aumentado. David C.M.

No hay comentarios: