Bienvenido Querido Hermano.

Bienvenido Querido Hermano. Wellcome Dear Brother. Willkommen Lieber Bruder. Bienvenue á Toi Cher Frér. Benvenuto Caro Fratello. Bem-vindo Querido Irmão. Добро пожаловать дорогой брат.欢迎亲爱的兄弟。. Powitanie Drogi Bracie. 親愛なる兄弟ようこそ。.

1 de septiembre de 2012

Beata Madre Teresa de Calcuta

El Misterio de la Virgen de Guadalupe--->
<---La Llama de Amor del Inmaculado Corazón de María.


La Madre Teresa de Calcuta, nacida como Agnes Gonxha Bojaxhiu fue una monja católica de origen albanés, naturalizada India, que fundó la congregación de las Misioneras de la Caridad en Calcuta en el año 1950. Agnes Gonxha Bojaxhiu («gonxha» significa «capullo de rosa» o «pequeña flor» en albanés), nació el 26 de agosto de 1910 en Uskub, entonces parte del Imperio Otomano y actualmente Skopie, en la República de Macedonia, pero solía considerar como su fecha de nacimiento el 27 de agosto ya que ese fue el día en que la bautizaron. Falleció el 5 de Septiembre de 1997.

Fue la menor de los hijos de un matrimonio de Shkodër, integrado por Nikollë (1878-1919) y Dranafile Bojaxhiu (1889-1972). Su familia pertenecía a la población albanesa proveniente de Kosovo asentada en Shkodër —su padre posiblemente era originario de Prizren y su madre de una villa cercana a Đakovica—. Su padre, que estaba involucrado en la política de Albania, murió repentina y misteriosamente en 1919 cuando Agnes contaba con apenas ocho años luego de ser trasladado al hospital, por causas desconocidas, aunque se presume que fue a causa de un envenenamiento. Tras la muerte de su padre, su madre la educó en el seno de la religión católica.
La Madre Teresa siempre decía: por sangre y origen soy albanesa. Por mi vocación pertenezco al mundo entero pero mi corazón pertenece por completo a JesuCristo.

A los dieciocho años, ingresó al Instituto de la Bienaventurada Virgen María, conocido como Hermanas de Loreto, en Irlanda. Allí recibió el nombre de Hermana María Teresa (por Santa Teresa de Lisieux). En 1931, la Hermana Teresa fue destinada a la comunidad de Loreto en Calcuta. Después de sus votos definitivos empezó a llamarse Madre Teresa.

En el año 1946; Jesús en una visión le reveló Su deseo: “Ven y sé mi luz”. Le reveló Su dolor por el olvido de los pobres. En respuesta, el 17 de agosto de 1948 se vistió por primera vez con el sari blanco orlado de azul y atravesó las puertas de su amado convento de Loreto para entrar en el mundo de los pobres.

El 7 de octubre de 1950 fue establecida oficialmente en la Arquidiócesis de Calcuta, la nueva congregación de las Misioneras de la Caridad, cuya regla indica: “servir de todo corazón y gratuitamente a los más pobres de los pobres”. Actualmente esta Congregación existe en 123 países, en todos los continentes, incluso en países comunistas. Además fundó otras Congregaciones como el Movimiento Sacerdotal Corpus Christi. Su extraordinaria labor ha sido por todos reconocida, por lo que se le otorgaron numerosos premios. Entre ellos, el Premio Indio Padmashri en 1962, la orden de Mérito de la Reina Isabel II y en 1979, el Premio Nobel de la Paz.

La “Madre de los Pobres”, falleció el 5 de septiembre de 1997. El Gobierno de la India le concedió el honor de celebrar un Funeral de Estado. El 19 de octubre del 2003, precisamente en el día Mundial de las Misiones, fue beatificada por Juan Pablo II. En la ceremonia de beatificación Su Santidad dijo: “Contemplación y acción, evangelización y promoción humana: Madre Teresa proclama el Evangelio con su vida totalmente entregada a los pobres, pero, al mismo tiempo, envuelta en la Oración.” “Mientras estrecha, con una mano, la mano de un niño, con la otra pasa las cuentas del Rosario.”

En su congregación de las Misioneras de la Caridad, durante más de 45 años atendió a pobres, enfermos, huérfanos, lisiados, desamparados, solitarios, ancianos, jóvenes marginados, madres solteras, enfermos de Sida, moribundos y a todos los excluídos de la sociedad, donde no eran reconocidos ni valorados, es más, muchas de estas personas al estar enfermos y no siendo útil a la sociedad, eran tirados a la calle para que se los comieran las ratas, o puestos dentro de los contenedores de basura para que por la noche al pasar a recogerlos se los llevaran como un desperdicio más.

La Madre Teresa junto con su Hermanas de la Caridad todos los días al caer el sol, salían en grupos de tres o cuatro hermanas en buscaba de personas abandonadas en las calles a propia suerte, para llevarla a la congregación y darle una curación de sus males o al menos aliviarles, y si fueran a morir darles una cama limpia, donde tengan una muerte digna, rodeados de Amor.

EN UNA ENTREVISTA, UN PERIODISTA LE PREGUNTO; "¿ES VERDAD QUE USTEDES HAN ENCONTRADO "PERSONAS" EN LOS CONTENEDORES DE RESIDUOS Y MORDIDOS POR RATAS?"

La misma Madre Teresa nos los dice: "Sí, nosotras salíamos todas las hermanas, todos los días y durante el día buscamos a personas abandonadas en la calle, tiradas en un algún rincón, muchas de ellas habían sido mordidos por animales, como ratas, y tenían sus piernas y o algún lado del cuerpo que estaba infectado por las mordeduras y debido a debido a que estaban tan débiles, eran presa fácil de estos animales.

Y antes de que caiga la noche, y pasara el recolector de residuos, salíamos a buscar en los contenedores de basura, y revolviéndolos, para nuestro asombro y desconcierto, encontrábamos personas casi moribundas, en estado de total abandono e indigencia. Al principio nos llenábamos de estupor de encontrarlas allí. Pero uno se acostumbra a todo. Muchas de ésas personas nos miraban con una sonrisa débil, no expresan palabras ya que estaban casi al borde de la muerte, pero sabían que los íbamos a llevar a curar, y como estaban tan débiles, no oponían ninguna resistencia.

Para nosotras es una enorme alegría encontrar personas necesitadas y darle nuestra mayor atención, amor y cuidados. Las llevamos a la congregación, allí las higienizamos, les damos ropa limpia y una cama, donde podrán dormir, descansar y recuperarse, gracias a los médicos que voluntariamente nos ayudan en esta tarea tan ardua y tan llena de amor, sin esperar nada a cambio.

Muchas de estas personas están tan mal, casi agonizando que se nos mueren a las pocas horas de ingresar a la congregación, pero nuestra paga es la sonrisa en su rostro, nos dan las gracias con una leve mirada a los ojos, ya que al menos morirán en una cama limpia y rodeados de cuidados, y de saber que alguien se ocupó de ellos y les dio todo lo que al menos un ser humano debe recibir; "atención y AMOR".
Lo verdaderamente triste es cuando mueren tirados en la calle, abandonados a su propia suerte y desgracia, llenos de dolor y angustia.

Los que logran recuperarse, y gracias a Dios son la mayoría, quedan tan agradecidos que luego cooperan con la congregación y vuelven a recuperar su dignidad de ser humano, y a sentirse útil a la sociedad, trabajando para el prójimo y para Dios. Muchos ellos dejan de lado su religión y sus dioses, en India hay tantas religiones y tantos dioses, que se convierten a la religión católica".

Después de estos testimonios y valentía en el obrar, es lógico pensar que una persona que ayuda a otra que está tirada en la calle y luego la cura y le dá el mayor amor posible, aunque más tarde termine muriendo; la persona que realiza esta obra de caridad, tarde o temprano el mundo deberá reconocer que ya es una santa en vida, y para los ojos de muchos no necesita milagros para llevarla a los altares, su ejemplo de vida para con los más pobres ya es harto suficiente para que la Madre Teresa esté en cielo disfrutando de las alegrías eternas, junto a Dios y junto a tantas personas que ayudó a tener un buen morir.

La Madre Teresa fue guía de la expansión de su congregación, primeramente en la India y luego en otros países del mundo. Tras su muerte, fue beatificada por el Papa Juan Pablo II, otorgándole el título de Beata Teresa de Calcuta, teniendo un lugar en la Iglesia Católica, y pronto si Dios así lo quiere será santificada teniendo un lugar entre los santos y los bienaventurados del cielo.

La Madre Teresa, fundadora de las Misioneras de la Caridad, fue testimonio vivo de amor a Jesucristo por su entrega total a servirle en los "más pobres entre los pobres". Su ejemplo ha sido un reto a la conciencia de la humanidad. En un tiempo marcado por la rebelión, la Madre Teresa defendió fuertemente la fidelidad al magisterio de la Iglesia, la santidad de la vida humana, la familia y la moral.

Nos enseñó la verdadera dignidad de la mujer convirtiéndose en madre de todos. Nos enseñó que la mayor pobreza la encontró no en los arrabales de Calcuta y también en los países mas ricos cuando falta el amor, en las sociedades que permiten el aborto, ella decía muy preocupada; "Para mi, las naciones que han legalizado el aborto son las naciones más pobres, le tienen miedo a un niño no nacido y el niño tiene que morir"-Madre Teresa, M.C.
En Nueva York, en el año 1995 propuso: "Si conoces a alguien que no quiere a su niño, que le tiene miedo a criar a un niño, que no aborte, díganle que me lo de a mi."

“Nuestra misión como Misioneros Siervos del Amor Santo es servir a los más pobres de los pobres -aquellos que no conocen el Amor Santo. Haremos esto viviendo y siendo el mensaje de Amor Santo- que es: amar a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos."

"Las Hermanas Misioneras de la Caridad tienen como cuarto voto el servicio a los más pobres (los primeros tres son pobreza, castidad y obediencia). Lo cumplen alrededor del mundo en cientos de casas dedicadas a los moribundos, albergues para mujeres embarazadas, ancianos, niños, casas para pacientes de SIDA, etc".

"Tenemos el propósito de alimentar y vestir a los pobres, de luchar contra el aborto estableciendo hogares para madres solteras y difundiendo información en favor de la vida y el Rosario de los No Nacidos. También propagaremos los mensajes de Amor Santo y Divino junto con la Revelación de los Aposentos de los Corazones Unidos a toda la gente y a todas las naciones."

“Todo lo que hagas, todo lo que digas, todo lo que pienses debe ser por amor a Dios y amor al prójimo; ¡todo, todo! Siempre debe ser para edificar, nunca para destruir. Si vives de esta forma, estarás viviendo en la Voluntad de Dios.”
Piensa todo, di todo, haz todo por amor a Dios y al prójimo. Todo lo que obstaculiza esto no es de Dios. Así es como puedes saber si estás en la Voluntad de Dios.
Siempre, siempre.”

“Cuando te levantes en la mañana, pídele a Jesús que te muestre cómo ser Su Amor en el mundo de hoy. Haz todo con gran amor –todo, todo– ya sea la oración más insignificante o el más pequeño acto de bondad a otra persona. Algunas veces lo único que tienes que dar es una sonrisa. Dalo con gran amor. El amor es la fuerza que puede cambiar el mundo, por eso siempre todo lo que des dalo con el corazón.”

ULTIMA ENTREVISTA A LA MADRE TERESA, ANTES DE IR AL CIELO

Entrevista que concedió a la revista brasileña misionera «Sem Fronteras». He aquí algunos pasajes que transmitió la agencia Zenit de la Madre Teresa de Calcuta:

— ¿CUÁNTAS SON LAS MISIONES DE LA CARIDAD?

—Teresa de Calcuta: Tenemos 3.604 hermanas que han pronunciado los votos religiosos, 411 novicias y 260 aspirantes a religiosas. Y gracias a Dios estamos esparcidas en 119 países. Hoy disponemos de 560 tabernáculos o casas para asilos.

— ¿POR QUÉ LOS LLAMAN «TABERNÁCULOS»?

—Teresa de Calcuta: Porque Jesús está presente en estas casas. Son casas de Jesús. Nuestra congregación quiere contribuir a que las personas puedan saciar su sed de Jesús. Con ello tratamos de rescatar y santificar a los más pobres de los pobres. Pronunciamos los votos de castidad, pobreza y obediencia. Pero hemos recibido, además, la autorización especial para hacer un cuarto voto: ponernos al servicio de los más pobres de los pobres, sin distinción de razas, religiones, o creencias.

— MADRE, USTED SUELE AFIRMAR QUE NO HAY AMOR SIN SUFRIMIENTO.

—Teresa de Calcuta: Sí, el verdadero amor hace sufrir, y aveces hace sufrir mucho. Cada vida y cada relación familiar tienen que ser vividas honestamente. Esto presupone muchos sacrificios y mucho amor. Pero, al mismo tiempo, estos sufrimientos se ven acompañados siempre por un gran sentido de paz. Cuando en una casa reina la paz, allí se encuentran también la alegría, la unión y el amor.

— SU CONGREGACIÓN HA ABIERTO CASAS PARA ENFERMOS DE SIDA EN DIFERENTES PARTES DEL MUNDO...

—Teresa de Calcuta: Hasta hace algunos años, algunas personas llegaban incluso a suicidarse cuando recibían la noticia de que estaban enfermos de SIDA. Esto debido a la incomprensión y a la aceptación de la sociedad, de los familiares, y hasta los más allegados al enfermo, que los discriminaban y los recluían a una vida muy desgraciada y a morir en total soledad y angustia desesperante.
Hoy ni un enfermo muere en la desesperación y en la angustia en nuestras casas. Todos, incluidos los no católicos, mueren en la paz del Señor. ¿No cree usted que esto es maravilloso?

—LAS REGLAS DE SU CONGREGACIÓN INDICAN QUE EL TRABAJO POR LOS POBRES HA DE REALIZARSE TANTO «EN LA ESFERA ESPIRITUAL COMO EN LA MATERIAL». ¿QUÉ ENTIENDE POR POBREZA ESPIRITUAL?

—Teresa de Calcuta: Los pobres espirituales son los que todavía no han descubierto a Jesús o los que se han separado de Él a causa del pecado. Los que viven en la calle también tienen necesidad de ser ayudados en este sentido. Por otra parte, me hace muy feliz el constatar que, en nuestro mundo, podemos contar también con la ayuda de gente bien asentada y preparada, a quienes ofrecemos la oportunidad de hacer una muy buena obra de caridad en nombre de Dios y para Dios.

—¿RECIBEN AYUDA TAMBIÉN DE PERSONAS DE OTRAS RELIGIONES?

—Teresa de Calcuta: Sí, de musulmanes, de hindúes, de budistas y de muchos otros. Hace unos meses, un grupo de budistas japoneses vino a hablar conmigo sobre espiritualidad. Les dije que ayunamos todos los primeros viernes de mes y que el dinero que ahorramos lo destinamos a los pobres. Cuando regresaron a su país, pidieron a las familias y a las comunidades budistas que hicieran lo mismo.
El dinero que recogieron nos ha permitido construir el primer piso de nuestro centro «Shanti Dan» («Don de Paz») para las muchachas que se encuentran en la cárcel.
Más de cien muchachas han salido ya de prisión.

—QUIENES LA CRITICAN ASEGURAN QUE SU ÚNICO OBJETIVO ES CONVERTIR A LOS QUE NO SON CRISTIANOS…

—Teresa de Calcuta: Nadie puede forzar o imponer la conversión a ninguna persona: tiene lugar sólo por la gracia de Dios y Dios es el único que transforma a la persona. La mejor conversión consiste en ayudar a las personas a amarse unas a otras; a entregarse sólo por amor sin esperar recibir nada a cambio. Nosotros, que somos pecadores, hemos sido creados para ser hijos de Dios, y tenemos que ayudarnos mutuamente para estar lo más cerca posible de Dios. Todos nosotros hemos sido llamados para conocerle, amarle, y servile a través de nuestros hermanos los necesitados.

—USTED DICE QUE SUS HERMANAS NO SON ASISTENTES SOCIALES.

—Teresa de Calcuta: Somos contemplativas, pues «rezamos» nuestro trabajo.
Desempeñamos un trabajo social, pero somos mujeres consagradas a Dios en el mundo de hoy. Hemos confiado nuestra vida a Jesús, como Jesús nos ha dado su vida en la Eucaristía. El trabajo que realizamos es importante, pero lo importante no es la persona que hace ese trabajo. Hacemos esto por Jesucristo, porque lo amamos. No somos capaces de hacer todo. De todos modos, yo rezo siempre por todos los que se preocupan por las necesidades y miserias de los pueblos. Muchas personas ricas se han unido a nuestra acción. Personalmente no tenemos nada. Vivimos de la caridad y por la caridad.

—Y DE LA PROVIDENCIA…

—Teresa de Calcuta: Tenemos que afrontar siempre necesidades imprevistas. Dios es infinitamente Bueno y Misericordioso. Siempre se preocupa de nosotras.

—¿POR QUÉ ENTRAN TANTAS JÓVENES EN SU CONGREGACIÓN?

—Teresa de Calcuta: Creo que aprecian nuestra vida de oración, nosotras hacemos mucha oración, éso nos la fuerza necesaria para seguir todos los días. Rezamos cuatro horas al día y todos los días. Además, ven lo que hacemos por los pobres. No es que sean trabajos importantes o impresionantes. Lo que hacemos es muy discreto, pero nosotros lo hacemos por los más pequeños y por los más necesitados.

—USTED ES UNA PERSONA CONOCIDA. ¿NO SE CANSA NUNCA DE VER TANTA GENTE, DE QUE LE SAQUEN FOTOGRAFÍAS…?

—Teresa de Calcuta: Considero que es un sacrificio, pero también una bendición para la sociedad. Dios y yo hemos hecho un pacto: le he dicho «por cada foto que me hacen, Tú encárgate de liberar a un alma del Purgatorio…». —Entre sonrisas, añade—. Creo que a este ritmo, dentro de poco se va a vaciar el Purgatorio.

—¿QUÉ MENSAJE LE GUSTARÍA DEJARNOS PARA CUANDO YA NO ESTÉ EN ESTE MUNDO?

—Teresa de Calcuta: Amaos los unos a los otros, como Jesús os ama. No tengo nada que añadir al mensaje que Jesús nos dejó. Para poder amar hay que tener un corazón puro y rezar, rezar mucho, mucho, sin cansarse, contínuamente, y todos los días.
No dejar pasar ni un sólo día sin haber rezado, tan sólo siquiera un sólo; "Jesús, María os Amo, Salvad las Almas". Esta oración aviva el alma, para seguir rezando más aún, y no decaer jamás.

Hay una fuerza maligna que tratará de impedir que la persona rece, yo la he sentido y es muy fuerte. Pero se vence con más rezo y mucha confianza en el Sagrado Corazon de Jesús y el Inmaculado Corazón de María. Esto es infalible y da muy buen resultado.

¿PORQUÉ DA RESULTADO?

Por que el fruto de la oración es el acercamiento Dios y es la profundización en la fe. El fruto de la fe es el amor. Y el fruto del amor es el servicio al prójimo.
Esto nos trae la paz al alma y nos llenará de un gozo espiritual en este mundo, el cual nos llevará al cielo.

LA MUERTE DE LA MADRE TERESA CAUSA DUELO UNIVERSAL

La Madre Teresa de Calcuta murió el 5 de Septiembre de un paro cardiaco en la casa madre de su comunidad en Calcuta, India a la edad de 87 años. Era primer viernes de mes dedicado al Sagrado Corazón de Jesús. Recibió un entierro con todos los honores de estado el 13 de Septiembre, 80ta aniversario de la penúltima aparición de Fátima a quien ella tenia gran devoción. El 10 de Septiembre de 1997 se cumplían 51 años del viaje en tren en el que contempló a los pobres de la India y escuchó la voz del Señor llamándole a entregarse a ellos.
Algunos comentarios ante su muerte:

Pésame del Papa Juan Pablo II a la superiora general de las Misioneras de la Caridad:
Profundamente conmovido por la noticia de la muerte de la madre Teresa, me uno a usted y a toda la familia de las Misioneras de la Caridad, encomendando el alma de vuestra fundadora al amor eterno de nuestro Padre celestial. Elevo una ferviente acción de gracias a Dios, que nos dio a esta mujer de fe inquebrantable como un don a la Iglesia y al mundo para recordarnos a todos la supremacía del amor evangélico, especialmente cundo se expresa a través del servicio humilde a los últimos de nuestros hermanos y hermanas.
Como en el recuerdo de la extraordinaria visión espiritual de la madre Teresa, su amor atento y abnegado a Jesús en cada persona, su respeto absoluto del valor de toda vida humana y su valentía para afrontar desafíos tan numerosos, inspire a sus hijas e hijos espirituales a fin de que prosigan su misión mediante su consagración religiosa y a través de la solicitud gozosa e incondicional por los más pobres de los pobres. Como prenda de fuerza y consuelo, imparto de corazón mi bendición apostólica a todos los que lloran su muerte, con la esperanza de la resurrección.
-Joannes Paulus PP. II

CARDENAL JOSEPH RATZINGER: «se espera que el proceso de beatificación de la Madre Teresa pueda desarrollarse en un breve plazo, compatible con las dispensas del Pontífice»

CARDENAL ANGELO SODANO, SECRETARIODEL ESTADO VATICANO QUIEN PRESIDE LOS FUNERALES: «Una mujer de gran fe, que vivió amando a los pobres». «el Papa Juan Pablo II ha amado mucho a esta heroína de los tiempos modernos, siempre estuvieron en sintonía».

MADRE ANGÉLICA DE EWTN: "sabemos que el mundo esta en duelo por la muerte de esta gran religiosa que ha sido testigo del amor a Dios y al hermano. Todos nosotros en este día re-examinemos nuestro compromiso de servir a Nuestro Señor Jesucristo.... Estoy segura que la Madre Teresa quisiera que nos unamos en oración para acabar con la enfermedad, el hambre, la guerra y la perdida de dignidad de la familia."

Que el Señor la reciba en el cielo, que su ejemplo siga brillando en nuestros corazones. Unámonos en oración por la Madre Teresa y por las Misioneras de la Caridad para que su misión continúe siendo luz para el mundo.

EL ROSARIO DE LA MADRE TERESA; CON SEñALES DEL CIELO

Jim Castle un empresario de 45 años estaba muy cansado esa noche del año 1981 cuando abordó su avión en Cincinnati, Ohio. El empresario había completado una semana entera de reuniones y seminarios; ahora se sentaba agradecido en su asiento listo para el vuelo de regreso a casa en Kansas City, Kansas.

Entre mas pasajeros abordaban el vuelo, el lugar resonaba con las conversaciones y el ruido producido por el equipaje que estaba siendo guardado. De pronto todo el mundo calló. Todos se movían calladamente por el pasillo, Jim levanto su cabeza para mirar a ver que sucedía, y quedó pasmado.
Por el pasillo caminaban dos monjas vestida con sus hábitos blanco con bordes azules. El reconoció el rostro de una de ellas inmediatamente, su piel arrugada, su cálida mirada, su baja estatura, una monja de unos 70 años que transmitía paz.

Era un rostro el cual había visto en las portadas de muchos periódicos y la revista Time. Las dos monjas se detuvieron, y en ese entonces Jim se dió cuenta que su compañera de asiento sería la Madre Teresa de Calcuta!
Mientras los dos últimos pasajeros se acomodaban la Madre Teresa y su compañera sacaron su rosario del bolsillo. Cada cuenta del rosario era de diferente color; Jim se dio cuenta de éso. Cada decena del rosario representaba diferentes partes del mundo, la Madre Teresa luego le dijo, "yo oro por los pobres y los moribundos del continente." Mientras el avión despegaba las dos mujeres comenzaron a rezar en voz baja, y todo mundo sin darse cuenta hizo un silencio.

A pesar que Jim no se consideraba un Católico muy religioso y practicante, pues iba a la iglesia mayormente por hábito, inexplicablemente se encontró unido en oración con las dos religiosas. A la vez que oraron la última plegaria el avión alcanzaba la altitud de vuelo. La Madre Teresa entonces se voltió hacia el. Por primera vez en su vida Jim comprendió a la gente que hablaba de personas que poseían un "aura misterioso". Mientras ella lo miraba, un sentir de paz lo envolvía; no podía verlo como tampoco se puede ver el viento, pero se lo podía sentir, tan seguro como podía sentir la brisa calida del verano, sintió alegría en su alma.

"Joven", le preguntó la Madre Teresa, ¿rezas el rosario a menudo? "No, en verdad no", le contestó Jim. Le tomó su mano mientras sus ojos estaban fijos en el. Luego se sonrió. "Bueno, ahora intenta rezarlo, y al cabo de un tiempo tu vida cambiará para bien." La Madre Teresa dejó entonces caer su rosario sobre la mano de Jim.
Una hora mas tarde, Jim entraba en el aeropuerto de Kansas City donde lo aguardaba su esposa. Jim le contó de su encuentro con la Madre Teresa.

Manejando hacia su casa, le dijo; "siento que he conocido a un verdadero instrumento de Dios, ¡rezar el rosario!." Nueve meses mas tarde Jim y Ruth visitaron a Connie, una amiga de varios años atrás. Connie les confesó que tenía cáncer del ovario. "El doctor dice que es un caso muy difícil pero voy a luchar contra el. No me daré por vencida." Jim buscó en su bolsillo y sacó el rosario de la Madre Teresa envolviéndolo así entre sus dedos. Le contó la historia y le dijo: "mantenlo contigo Connie, puede ayudarte y mucho, pídele con el corazón".

A pesar que Connie no era Católica, y no creía en las religiones, con toda aceptación, acogió las cuentas plásticas del rosario entre sus manos. "Gracias," le dijo en voz baja. "Espero poder devolvértelo." Paso más de un año antes que Jim volviera a ver a Connie. Esta vez, tenia el rostro radiante. Le entregó el rosario, dicendo: "lo he tenido conmigo todo el año. Tuve cirugía y he estado recibiendo tratamiento de quimioterapia también.

El mes pasado, los médicos volvieron a hacerme una segunda cirugía para mirar, y el tumor ha desaparecido. ¡Completamente! Sus ojos se encontraron con los de Jim.
"Ya sabía entonces que era el momento de devolverte el rosario de la Madre Teresa."
En el otoño del año 1987, la hermana de Ruth, Liz, entró en una depresión muy profunda después de su divorcio. Le preguntó a Jim si podía prestarle su rosario, y cuando el se lo envió, ella lo colgó en el espaldar de su cama dentro de una bolsita de terciopelo. En las noches lo sostenía. "Me sentía tan sola y tan temerosa", decía ella, "más sin embargo cuando sostenía el rosario, me sentía como que me sostenía una mano amorosa, entonces comenzé a rezarlo."
Gradualmente, Liz volvió a construir su vida, y le devolvió entonces su rosario.
"Alguien mas puede necesitarlo", le dijo.

Entonces, una noche del 1988, una extraña llamó por teléfono a Ruth. Había escuchado lo del rosario por medio de una vecina, quería tomarlo prestado para llevarlo al hospital donde su mamá yacía en coma hacía días.
La familia esperaba que el rosario le ayudara a su mamá a morir en paz.
Pocos días después la mujer obtuvo el rosario. La enfermera me dijo que una paciente en coma aun puede escuchar lo que se le dice. Entonces le hablé a mi mamá en voz baja que tenía el rosario de la Madre Teresa y que cuando Dios lo disponga podía dejarse ir; mientras sostenía el rosario entre las manos de mi mamá.

De inmediato, vimos el rostro de mi mamá relajarse. Todas la líneas de su cara parecían suavizarse hasta verse en paz, y más joven. Un tenue suspiro pareció salir de su boca. Breves minutos después ya había fallecido. Fervientemente sostuve las manos de mi madre y dije; "Gracias, Dios mío".

Algunos se preguntarán;
¿A caso hay algún poder especial en el rosario de la Madre Teresa?.

Es un rosario de plástico sin valor material. El poder está en la fe que comunican las personas santas. Nos ayudan a encontrarnos con Dios.
En realidad Dios desea que todos seamos santos y pasemos por la vida inspirando esa misma fe y confianza en Dios que tenía la Madre Teresa.

Jim solamente sabe que llegan peticiones inesperadas. El siempre pide, cuando presta el rosario: "cuando termines de necesitarlo, devuélvemelo, alguien más puede necesitarlo".

La propia vida de Jim ha cambiado, desde su inesperado encuentro en el avión con la Madre Teresa, y ha tomado el hábito de rezar el rosario todos los días, tal como se lo había dicho en el avión.
Pensando que la Madre Teresa lleva consigo todo cuanto posee en una bolsita pequeña, hizo un esfuerzo de simplificar su propia vida. Jim dice ahora, "trato de recordarme lo que en verdad es importante - no el dinero, ni títulos, ni posesiones, sino como amamos a los demás, y através de los demás amamos a Dios".

LA NOCHE OSCURA DE LA MADRE TERESA DE CALCUTA

Padre Jordi Rivero, 1 Septiembre, 2007.

Gran sorpresa ha causado la publicación de la correspondencia de la Madre Teresa de Calcuta con sus directores espirituales y superiores (Madre Teresa: ven se mi luz). Allí ella expone sus dudas y el vacío espiritual que sintió por muchos años. Algunos comentaristas seculares hasta se preguntan si su canonización se verá afectada.

Creo que dicha correspondencia afectará la canonización de la Madre Teresa positivamente porque demuestra su santidad heróica. De hecho estas cartas formaron parte de los documentos estudiados para su beatificación en el año 2003 y las publica el procurador de la causa, el padre Brian Kolodiejchuk MC, director del Mother Teresa Center.
El ha publicado porque han pasado 10 años del fallecimiento de la Madre y ha dicho que muchas personas se identificarán y beneficiarán de estas cartas. "La Madre Teresa siempre dijo que la mayor pobreza está en no ser amado, no ser querido, no ser cuidado -dijo el Padre Brian- Ella era solidaria con las personas que vivían todo eso porque ella misma lo vivía.

La Madre Teresa vivió no solo la pobreza material sino también la pobreza espiritual" (Our Sunday Visitor, 2,IX,07).
En 1961 en una carta a las Misioneras de la Caridad, ella escribió, "Sin sufrimiento nuestro trabajo sería solo trabajo social... Toda la desolación de los pobres debe ser redimida y nosotros debemos compartir en ella".

La noche oscura encuentra sólido fundamento en las Sagradas Escrituras. Jesús nos dice "Esforzaos por entrar por la puerta estrecha">>> (Ver también I Pedro 4:13). Muchísimos santos han contado sobre sus propias experiencias similares a las de la Madre Teresa. Entre ellos San Benito, San Ignacio de Loyola, Santa Teresa de Avila, San Juan María Vianney y San Vicente de Paul, Santa Teresita del Niño Jesús, como la Madre Teresa, tuvo una noche oscura tan intensa que era tentada con dudas sobre la existencia de Dios.

Sin embargo ambas permanecieron fieles aun en la mayor desolación interior. San Juan de la Cruz llamó a la experiencia "noche oscura del alma". Durante la noche oscura la persona participa de la experiencia de abandono de Dios que sufrió el propio Jesús en su pasión (Cf. Mateo 27:46). Dios purifica la fe de todo apego a los sentidos, haciéndola mucho mas fuerte y profunda.
En realidad Dios está presente aunque no se sienta. San Pablo de la Cruz y Santa Juana de Chantal sufrieron mas de 40 años de noche oscura.

San Columbano, siglo VI, escribe: "Que no falten en mí esas heridas, Señor. Dichosa el alma que está así herida de amor. Ésa va en busca de la fuente. Ésa va a beber. Y, por más que bebe, siempre tiene sed. Siempre sorbe con ansia, porque siempre bebe con sed. Y, así, siempre va buscando con amor, porque halla la salud en las mismas heridas.
Que se digne dejar impresas en lo más íntimo de nuestras almas esas saludables heridas el compasivo y bienhechor médico de nuestras almas, nuestro Dios y Señor Jesucristo, que es uno con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén."

Muchos de los santos que he mencionado eran bien conocidos y amados por la Madre Teresa de Calcuta. La Madre Teresa sabía que para el cristiano lo importante no es evitarse sufrimientos sino amar cueste lo que cueste. Ella logró vivir lo que enseñaba: "Hagamos algo bello para el Señor". Su noche oscura no se puede separar del contexto de toda su vida y enseñanza.

¿Como es posible que La Madre Teresa tuviese dudas, períodos de depresión y desolación espiritual, si Dios estaba siempre de su lado?.

Chuck Colson tiene una muy buena respuesta: "Cuando tu luchas interiores y espirituales con el demonio envuelto en miseria humana, puedes tener una buena razón para deprimirte. Lo se por los años que he trabajado en las cárceles.
Hay muchas veces que te preguntas" ¿Donde está Dios?".

Estar deprimido en esas situaciones demuestra que eres humano. Ser capaz de seguir adelante a pesar de todo demuestra la presencia de la mano de Dios.

La experiencia de la Madre Teresa es incomprensible para los que fundamentan sus vidas en sus sentimientos y estado de ánimo. Si los sentimientos le faltan al hombre moderno se siente perdido. Por eso hay tantos fracasos en los matrimonios.

Dicen alguno de los esposos; "Ya no siento lo mismo por ella, o por el". En cambio, la fe cristiana se fundamenta en Cristo, la verdad suprema que se vive según una alianza de amor con compromisos concretos.
A veces los sentidos ayudan, otras veces no. Hay tiempos buenos y malos; salud y enfermedad. El cristiano es como un piloto que se entrena a navegar para no depender de sus sentidos, porque sabe que habrá veces en que tendrá que volar en medio de la tormenta, sin ver nada.

La Madre Teresa de Calcuta será en adelante un gran consuelo para tantos que navegan en la oscuridad y desean mantenerse fieles al Señor. Ella fue admirablemente consecuente a la verdad y el amor, aunque en su alma sintiese desolación.

Quizás la Madre Teresa no se diera cuenta del alto grado de santidad a que llegó en este mundo. Dios la protegió por su humildad y posiblemente gran parte de esa protección fue por medio de la misma noche oscura que tanto la hizo sufrir.

El ateo y crítico Christopher Hitchens opina que las cartas de la Madre Teresa demuestran que ella se dio cuenta de que "la religión es una fabricación humana".
El Sr. Hitchens ignora que la naturaleza del sufrimiento de la Madre Teresa es de anhelo por el amado. Ella sentía profundamente la ausencia de Dios precisamente porque creía en El y lo deseaba.
Lo deseaba porque lo había conocido. Actuó según esa fe mucho mas allá de cualquier sentir o no sentir.
La persona atea no anhela en su alma a Dios ni sufre por su ausencia. El día que lo haga dejará de ser ateo.

Padre Jordi Rivero.

MADRE TERESA DE CALCUTA: LUZ DESDE LA OSCURIDAD (PARTE I)

> Habla el postulador de la causa de canonización de la Madre Teresa el padre Brian Kolodiejchuk.

ROMA, jueves, 6 septiembre 2007 (ZENIT.org).-

¿CÓMO FUE LA «NOCHE OSCURA» DE LA MADRE TERESA DE CALCUTA?

A esta pregunta responde en esta entrevista concedida a Zenit el padre Brian Kolodiejchuk, misionero de la Caridad.

El padre Kolodiejchuk acaba de publicar el libro «Come Be My Light» («Ven, sé mi luz»), en el que recoge escritos de la beata, en parte inéditos, que revelan cómo durante largos años de su vida experimentó el terrible sufrimiento de no experimentar el amor de Dios. La extraordinaria vida interior de la madre Teresa ha sido descubierta después de su muerte. Según sus directores espirituales.

¿CÓMO ERA SU VIDA, ESPECIALMENTE SU SUFRIMIENTO DE OSCURIDAD ESPIRITUAL, OCULTO A TODOS LOS QUE LA CONOCIERON?

--Padre Kolodiejchuk: Nadie tenía ni la menor idea de lo que vivía interiormente, pues sus directores espirituales conservaban estas cartas. Los jesuitas conservan algunas, otras están en el arzobispado, y el padre Joseph Neuner, otro de sus directores espirituales, tiene algunas.
Estas cartas fueron descubiertas cuando buscábamos los documentos para la causa.
Cuando vivía, la madre Teresa pidió que su información biográfica no se diera a conocer.

Pidió al arzobispo Ferdinand Périer de Calcuta que no dijera a ningún otro obispo cómo empezó todo. Le dijo: «Por favor no les dé nada de los inicios porque, una vez que la gente conozca los inicios, cuando oigan hablar de las locuciones interiores, entonces la atención se centrará en mí y no en Jesús».
Ella siempre decía: «Obra de Dios. Esta es la obra de Dios».

Incluso las hermanas más cercanas a ella no tenían ni idea de su vida interior. Muchos podrían haber pensado que ella tenía una gran intimidad con Dios y que ésta iluminaba su camino en medio de dificultades de la Orden o de la pobreza material que sufrió.
El libro habla el voto secreto que ella hizo al principio de su vocación por el que prometió no negar a Dios nada que tuviera que ver con el dolor provocado por el pecado mortal.

¿QUÉ PAPEL DESEMPEñÓ ESTO VOTO EN SU VIDA?

--Padre Kolodiejchuk: La madre Teresa hizo el voto, en 1942, de no negar nada a Dios. Sus cartas inspiradas por Jesús llegaron enseguida. En varias cartas, Jesús le pregunta, comentando su voto: «¿Dejarás de hacer esto por mí?».
Por tanto su voto es el sustrato de su vocación. Luego, en las cartas inspiradas, se ve que Jesús le explica su llamamiento.
Ella entonces sigue adelante porque sabe que Jesús lo quiere. Está motivada por el pensamiento del dolor de Jesús porque los pobres no le conocen y, por tanto, no le aman.

Este fue uno de los pilares que la mantuvo en su camino a través de la prueba de la oscuridad. Gracias a la certeza de su llamamiento y a este voto, en una de las cartas escribe: «Estuve a punto de dejarlo y entonces recordé el voto, y esto me hizo levantarme». Se ha hablado mucho sobre la noche oscura de la madre Teresa. Su libro la describe como un «martirio de deseo». Su sed de Dios ha sido desconocida durante mucho tiempo.

¿PUEDE USTED DESCRIBIRLO?

--Padre Kolodiejchuk: Un buen libro para leer y comprender algunas de estas cosas es «Fire Within» («Fuego interior»), del padre Thomas DuBay's, habla del sufrimiento de la pérdida y del sufrimiento de la sed para explicar que el sufrimiento de la sed es más duro.
Como aclara el padre Dubay, en el camino hacia la auténtica unión con Dios, existe la etapa purgativa, llamada «noche oscura», y después el alma entra en un estado de éxtasis y verdadera unión con Dios.
En el caso de la madre Teresa, parece que la etapa purgativa tuvo lugar durante su formación en el convento de Loreto.

En el momento de su profesión, dijo a una compañera que a menudo experimentaba la oscuridad. Las cartas de esa época son las típicas cartas de una persona que está en la «noche oscura». El padre Celeste Van Exem, su director espiritual en aquella época, dijo que probablemente en 1946 ó 1945 se encontraba ya cerca del éxtasis.
Después se da una referencia al momento en que aparecieron las inspiraciones y las locuciones interiores, el momento en el que las dificultades de fe cesaron.

Posteriormente, la madre Teresa escribió al padre Neuner, explicando: «Y usted sabe cómo actuó Él. Y fue como si nuestro Señor se me entregara plenamente. Pero la dulzura, el consuelo y la unión de aquellos seis meses pasados desapareció pronto». De manera que la madre Teresa experimentó seis meses de intensa unión, tras las locuciones interiores y el éxtasis. Estaba ya en la etapa espiritual de la unión transformante. En ese momento, volvió la oscuridad.

Pero. a partir de entonces, la oscuridad que experimentaba se daba en medio de la unión con Dios. Esto no significa que vivió la unión y luego la perdió. Perdió la consolación de la unión que se alternaba con el dolor de la pérdida y con una profunda nostalgia de Dios, una verdadera sed.
Como decía el padre Dubay, «a veces la contemplación es deleitosa y otras es sustituida por una fuerte sed de Dios». Pero en el caso de la madre Teresa, a excepción de un mes, en 1958, no tuvo esta consolación de la unión.

Hay una carta en la que ella dice: «No padre, no estoy sola, tengo su oscuridad, tengo su dolor, tengo una terrible nostalgia de Dios. Amar y no ser amado, yo sé que tengo a Jesús en la unión que no ha sido rota, mi mente está fija en Él y sólo en Él».
Su experiencia de la oscuridad en la unión es sumamente rara, incluso entre los santos, pues para la mayoría el final es la unión sin oscuridad.
Su sufrimiento, entonces --utilizando el término del teólogo dominico Reginald Garrigou-Lagrange--, se debe más a los pecados de los demás que a al carácter purificador de sus propios pecados. Está unida a Jesús con una fe y un amor capaces de llevarla a compartir su experiencia del huerto de Getsemaní y de la cruz.

La madre Teresa comentó que el sufrimiento en Getsemaní fue peor que el de la cruz. Y ahora comprendemos de dónde venía esto, porque ella había comprendido la sed de almas de Jesús.
Lo importante es que se trata de una unión. Como indicaba Carol Zaleski en un artículo publicado en la revista «First Things», esta clase de prueba es nueva.
Se trata de una experiencia moderna de santos de los últimos cien años: sufrir el sentimiento de que uno no tiene fe y de que la religión no es verdadera.

MADRE TERESA DE CALCUTA: LUZ DESDE LA OSCURIDAD (PARTE II)

Habla el postulador de la causa de canonización, padre Brian Kolodiejchuk.

ROMA, viernes, 7 septiembre 2007 (ZENIT.org).-

Sin el sufrimiento, la labor de la madre Teresa de Calcuta hubiera sido simplemente trabajo social y no obra de Jesucristo, explica el postulador de su causa de canonización citando a la misma beata.

En la segunda parte de esta entrevista concedida a Zenit, el padre Brian Kolodiejchuk, misionero de la Caridad, explica puntos centrales del libro que acaba de publicar con el título «Come Be My Light» («Ven, sé mi luz»), en el que recoge escritos de la madre Teresa, en parte inéditos, que revelan cómo durante largos años de su vida experimentó el terrible sufrimiento de no experimentar el amor de Dios.
La primera parte de esta entrevista se publicó en el servicio informativo de Zenit del 6 de septiembre --Cf. Teresa de Calcuta: Luz desde la oscuridad (Parte I)
El nombre del libro «Ven, sé mi luz» fue una petición de Jesús a la madre Teresa.

¿CÓMO SE RELACIONA SU SUFRIMIENTO REDENTOR POR LOS DEMÁS, EN MEDIO DE ESA PROFUNDA OSCURIDAD, CON SU CARISMA PARTICULAR?

--Padre Kolodiejchuk: Durante los años cincuenta del siglo pasado, la madre Teresa se rindió y aceptó la oscuridad. El padre Joseph Neuner [uno de los directores espirituales que tuvo en su vida] la ayudó a comprenderlo, relacionando la oscuridad con su carisma: saciar la sed de Jesús.
Ella solía decir que la mayor pobreza era no sentirse amado, solicitado, cuidado por nadie, y era exactamente lo que ella estaba experimentando en su relación con Jesús.
Su sufrimiento redentor era parte de la vivencia de su carisma al servicio de los más pobres de los pobres.
De manera que, para ella, el sufrimiento era no sólo un medio para identificarse con la pobreza física y material, sino que, a nivel interior, se identificaba con los no amados, con los que están solos, con los que son rechazados.
Renunció a su propia luz interior para iluminar a quienes vivían en la oscuridad, diciendo: «Sé que no son más que sentimientos».

En una carta a Jesús, escribió: «Jesús, oye mi oración, si esto te complace. Si mi dolor y sufrimiento, mi oscuridad y separación, te da una gota de consolación, haz conmigo lo que quieras, todo el tiempo que desees. No mires mis sentimientos ni mi dolor».
«Soy tuya. Imprime en mi alma y vida los sufrimientos de tu corazón. No mires mis sentimientos, no mires ni siquiera mi dolor».
«Si mi separación de ti permite que otros se acerquen a ti y tú encuentras alegría y deleite en su amor y compañía, quiero de todo corazón sufrir lo que sufro, no sólo ahora, sino por la eternidad, si fuera posible».

En una carta a sus hermanas, hace más explícito el carisma de la Orden:
«Mis queridas hijas, sin sufrimiento, nuestro trabajo sería sólo trabajo social, muy bueno y útil, pero no sería la obra de Jesucristo, no participaría de la redención. Jesús deseaba ayudarnos compartiendo nuestra vida, nuestra soledad, nuestra agonía y muerte. Todo esto él lo asumió en sí mismo, y le llevó a la noche más oscura.
Sólo siendo uno de nosotros nos podía redimir».

«A nosotros se nos permite hacer lo mismo: toda la desolación de los pobres, no sólo su pobreza material, sino también su profunda miseria espiritual deben ser redimidas y debemos compartirlas; rezad entonces así cuando esto os resulte difícil:
“Quiero vivir en este mundo que está lejos de Dios, que se ha alejado tanto de la luz de Jesús, para ayudarle, para cargan con una parte de su sufrimiento”».

Y esto resume lo que considero el fundamento de su misión: «Si un día llego a ser santa, seguramente seré una santa de la “oscuridad”. Seguiré estando ausente del Cielo para dar luz a quienes están en la oscuridad en la tierra...».
Así es como comprendió su oscuridad. Muchas de las cosas que dijo tienen más sentido y resultan más profundas ahora que sabemos esto.

ENTONCES, ¿QUÉ LES DICE USTED A QUIENES CALIFICAN SU EXPERIENCIA COMO UNA CRISIS DE FE Y QUE ELLA REALMENTE NO CREÍA EN DIOS, O A QUIENES SUGIEREN QUE SU OSCURIDAD ERA UN SIGNO DE INESTABILIDAD PSICOLÓGICA?

--Padre Kolodiejchuk: Ella no tuvo crisis de fe, o falta de fe, sino que tuvo una prueba de fe en la que experimentó el sentimiento de que ella no creía en Dios.
Esta prueba requirió mucha madurez humana porque, si no, no habría sido capaz de soportarla. Se habría desequilibrado.
Como dijo el padre Garrigou Lagrange, es posible experimentar simultáneamente sentimientos contradictorios entre sí.
Es posible tener una «alegría cristiana objetiva», como la llamó Carol Zaleski, y al mismo tiempo entrar en la prueba o sentimiento de no tener fe.
No hay dos personas aquí sino una persona con sentimientos a diferentes niveles.

Podemos realmente estar viviendo la cruz de algún modo --es dolorosa y nos hace daño, y aunque la espiritualicemos esto no quita el dolor. Ahora bien, al mismo tiempo, podemos estar alegres porque estamos viviendo con Jesús. Y esto no es falso.
Aquí está el cómo y el por qué la madre Teresa vivió una vida tan llena de alegría.

COMO POSTULADOR DE SU CAUSA DE CANONIZACIÓN, ¿CUÁNDO CREE QUE PODREMOS LLAMARLA SANTA?

--Padre Kolodiejchuk: Necesitamos otro milagro --hemos examinado algunos, pero ninguno es suficientemente claro--. Hubo uno para la beatificación pero estamos esperando el segundo.
Quizá Dios ha esperado que se publicara antes el libro, pues muchos tenían a la madre Teresa por santa pero era tan sencilla y se expresaba de una manera tan sencilla que no comprendían la profundidad de su santidad.

El otro día escuché hablar sobre ello a dos sacerdotes. Uno decía que él nunca había sido muy aficionado a la madre Teresa porque pensaba que era piadosa, devota, y que hizo obras admirables, pero que cuando oyó hablar de su vida interior, esto le cambió lo que pensaba de ella.
Ahora tenemos algo más que una mera idea de su evolución espiritual y una parte de su profundidad ha sido revelada.
Una vez que llegue el milagro, tardaremos al menos dos años, aunque el Papa podría acelerar el proceso si lo desea.

¿QUÉ HA PASADO CON LA ORDEN DESDE LA MUERTE DE LA MADRE TERESA?

--Padre Kolodiejchuk: La Orden ha crecido casi en mil hermanas, de unas 3.850 a 4.800 hoy, y hemos añadido unas 150 casas en más de catorce países. La obra de Dios sigue y seguirá hasta cuando Dios diga; es suficienta ya!.


ORACION PARA APRENDER A AMAR

Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida;

Cuando tenga sed, dame alguien que precise agua;

Cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor.

Cuando sufra, dame alguien que necesita consuelo;

Cuando mi cruz parezca pesada, déjame compartir la cruz del otro;

Cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado.

Cuando no tenga tiempo, dame alguien que precise de mis minutos;

Cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien;

Cuando esté desanimado, dame alguien para darle nuevos ánimos.

Cuando quiera que los otros me comprendan, dame alguien que necesite de mi comprensión;

Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí, dame alguien a quien pueda atender;

Cuando piense en mí mismo, vuelve mi atención hacia otra persona.

Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos;
Dales, a través de nuestras manos, no sólo el pan de cada día,
también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo.

-Madre Teresa de Calcuta M.C.

UNA SONRISA

Una sonrisa en los labios alegra nuestro corazón,
conserva nuestro buen humor,
guarda nuestra alma en paz,
vigoriza la salud,
embellece nuestro rostro
e inspira buenas obras.

Sonriamos a los rostros tristes,
tímidos, enfermos, conocidos,
familiares y amigos.

Sonriámosle a Dios con la aceptación
de todo lo que El nos envié y
tendremos el merito de poseer
la mirada radiante de su rostro
con su amor por toda la eternidad.

Las palabras de Cristo son muy claras,
pero debemos entenderlas como una
realidad viviente, tal como El las propuso.
Cuando El habla de hambre,
no habla solamente del hambre de pan,
sino hambre de amor, hambre de ser
comprendido, de ser querido.

El experimentó lo que es ser rechazado porque
vino entre los suyos y los suyos no lo quisieron.
Y El conoció lo que es estar solo,
abandonado, y no tener a nadie suyo.

Esta hambre de hoy, que esta rompiendo vidas en todo el mundo destruyendo
hogares y naciones, habla de no tener hogar, no solamente un cuarto con
techo, pero el anhelo de ser aceptado, de ser tratado con compasión, y que
alguien abra nuestro corazón para recibir al que se sienta abandonado.

-Madre Teresa, M.C.

ORACION PARA SONREIR

Señor, renueva mi espíritu y dibuja en mi rostro
sonrisas de gozo por la riqueza de tu bendición.

Que mis ojos sonrían diariamente
por el cuidado y compañerismo
de mi familia y de mi comunidad.

Que mi corazón sonría diariamente
por las alegrías y dolores que compartimos.

Que mi boca sonría diariamente
con la alegría y regocijo de tus trabajos.

Que mi rostro dé testimonio diariamente
de la alegría que tú me brindas.

Gracias por este regalo de mi sonrisa, Señor.

Amén.

-Madre Teresa de Calcuta

- LA FAMILIA:

"La paz y la guerra empiezan en el hogar. Si de verdad queremos que haya paz en el mundo, empecemos por amarnos unos a otros en el seno de nuestras propias familias. Si queremos sembrar alegría en derredor nuestro precisamos que toda.

- LA MAYOR ENFERMEDAD:

"La mayor enfermedad hoy día no es la lepra ni la tuberculosis sino mas bien el sentirse no querido, no cuidado y abandonado por todos. El mayor mal es la falta de amor y caridad, la terrible indiferencia hacia nuestro vecino que vive al lado de la calle, asaltado por la explotación, corrupción, pobreza y enfermedad."
-Madre Teresa, M.C.

- COMO TRABAJAR:

"Haz las cosas pequeñas con gran amor, así de simple"
-Madre Teresa, M.C

- DE LA ORACION A LA PAZ:

El fruto del silencio es la oración.
El fruto de la oración es la fe.
El fruto de la fe es el amor.
El fruto del amor es el servicio.
El fruto del servicio es la paz.
-Madre Teresa, M.C.

- FIDELIDAD antes que Exito:

"Dios no pretende de mi que tenga éxito. Sólo me exige que le sea fiel."
Madre Teresa de Calcuta.

- IRRADIANDO A CRISTO:

Oración que rezan las Misioneras de la Caridad después de cada Misa.

- EN LA MUERTE:

"En el momento de la muerte, no se nos juzgará por la cantidad de trabajo que hayamos hecho, sino por el peso de amor que hayamos puesto en nuestro trabajo. Este amor debe resultar del sacrificio de sí mismos y ha de sentirse hasta que haga daño."

- LA POBREZA:

"Cuanto menos poseemos, más podemos dar. Parece imposible, pero no lo es.
Esa es la lógica del amor." -Madre Teresa, M.C.

- RELATO:

Una vez un crítico le sugirió que más haría para terminar con la pobreza si enseñara a pescar en vez de dar el pescado. Ella respondió: "Las personas que yo ayudo no se valen por si mismas, no se pueden parar. No pueden sostener la caña. Yo les daré el alimento y después se los enviaré a usted para que usted les enseñe a pescar".

- UNA GOTA EN EL OCEANO:

"Sé bien y lo saben cada una de mis hermanas, que lo que realizamos es menos que una gota en el océano. Pero si la gota le faltase, el océano carecería de algo."
-Madre Teresa, M.C.

- EL AMOR:

"No basta con que digamos: Yo amo a Dios pero no amo a mi prójimo. San Juan dice que somos mentirosos si afirmamos que amamos a Dios y no amamos a nuestro prójimo. Es muy importante para nosotros darse cuenta de que el amor para que sea auténtico tiene que doler." -Madre Teresa, M.C., al recibir el Premio Nobel de la Paz.

- SER AUTENTICOS EN NUESTRA VIDA:

"Nosotros predicamos un Dios bueno, comprensivo, generoso y compasivo.
Pero, ¿lo predicamos también a través de nuestras actitudes?
Si queremos ser coherentes con lo que decimos, todos deben poder ver esa bondad, ese perdón y esa comprensión en nosotros."

- UNA SONRISA:

Una sonrisa en los labios alegra nuestro corazón,
conserva nuestro buen humor,
guarda nuestra alma en paz,
vigoriza la salud,
embellece nuestro rostro
e inspira buenas obras.

Sonriamos a los rostros tristes,
tímidos, enfermos, conocidos,
familiares y amigos.

Sonriámosle a Dios con la aceptación
de todo lo que El nos envié y
tendremos el merito de poseer
la mirada radiante de su rostro
con su amor por toda la eternidad.

Las palabras de Cristo son muy claras,
pero debemos entenderlas como una
realidad viviente, tal como El las propuso.
Cuando El habla de hambre,
no habla solamente del hambre de pan,
sino hambre de amor, hambre de ser
comprendido, de ser querido.

El experimentó lo que es ser rechazado porque
vino entre los suyos y los suyos no lo quisieron.
Y El conoció lo que es estar solo,
abandonado, y no tener a nadie suyo.

Esta hambre de hoy, que esta rompiendo vidas en todo el mundo destruyendo
hogares y naciones, habla de no tener hogar, no solamente un cuarto con
techo, pero el anhelo de ser aceptado, de ser tratado con compasión, y que
alguien abra nuestro corazón para recibir al que se sienta abandonado.

-Madre Teresa, M.C.

EL PAPA PABLO VI FUE QUIEN DIO A CONOCER AL MUNDO A LA MADRE TERESA

En 1964, en plena celebración del Concilio Vaticano II, el Papa Pablo VI viajó a Bombay para la clausura del Congreso Eucarístico. Era una gran sorpresa, la segunda vez que un Papa volaba como peregrino y nadie pensó que fuese a la India.

Aquel viaje cuyo propósito era honrar la Eucaristía pasará a la historia como la ocasión por la que el Papa Pablo VI dio a conocer al mundo a la Madre Teresa cuya vida de caridad es fruto de una vida Eucarística por excelencia. En aquel tiempo muy pocos conocían a esta monja nacida en Albania fuera de sus pobres y sus cooperadores en la India.

Al despedirse de los millones de Indios en el aeropuerto, el Papa anunció: «Antes de dejar la querida India, deseamos ofrecer nuestro coche blanco a la Madre Teresa, superiora general de las Misioneras de la Caridad, para ayudarla en su misión universal de amor». La Madre Teresa vendió el carro para beneficio de sus pobres.

El Papa Pablo VI le otorgó a la Madre Teresa la primera edición del «Premio de la Paz Juan XXIII», el 6 de enero de 1971. El Papa explicó así su decisión: «Este premio se confiere a una religiosa que, a pesar de ser modesta y silenciosa, es conocida por quienes observan el arrojo de la caridad en el mundo de los Pobres: se llama Madre Teresa y, desde hace veinte años, está desempeñando una maravillosa misión de amor en las calles de la India a favor de los leprosos, de los viejos, de los niños abandonados». A este le siguió el Premio Templeton, en reconocimiento al progreso de los valores religiosos y en 1979 el Premio Nobel de la Paz en 1979.





Frases y Dichos


El valor de una nación no otra cosa que el valor de los individuos que la componen. (Stuart-Mill)

No hay en la tierra más vida honrada que la que uno mismo se abre con sus propios esfuerzos.(J. Martí)

Honrar igualmente al extranjero que al ciudadano, porque todos somos viajeros esparcidos por la tierra. (Focilides)

El amor y la depresión son estados anímicos, quédate con el primero, te dará mayor satisfacción y hará tu vida mucho más feliz. (J. M. Estrada)

Por raro que sea el verdadero amor, es menos raro que la verdadera amistad. (La Rochefoucauld)

Las mañanas son tristes cuando ya está todo hecho. (A. Porchia)

Cuando digo lo que digo es porque me ha vencido lo que digo. (A.Porchia)


2 comentarios:

Cati o Catalina dijo...

Me parece que habéis tratado el tema de la Madre Teresa de Calcuta con mucha belleza y sensibilidad. ¡Enhorabuena por vuestro trabajo!Soy una gran admiradora de esta Santa del siglo xx.Y,por cierto,me lllamo Cati Enrique y estáis invitados a compartir mi blog:lasaludconjesus.blogspot.com.es, hasta pronto, abrazos.

Jesbelén dijo...

Hola Cati Enrique, muchas gracias por tu visita y por tu comentario, siempre es muy grato leer opiniones de quienes visitan el blog. Justamente hoy 05 de Septiembre se cumple un aniversario más de la muerte de Madre Teresa de Calcuta, es pura coincidencia.
Te he visitado y he visto que escribes para niños, te felicito muy buena tarea. Sigo tu blog.
Mucho saludos, qué Dios te bendiga!.